La niña perdida

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
1067 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

Caminaba cierta tarde,dubitativo,en mi rutinario paseo;
Cuando de frente a una chiquilla encontré frente un mausoleo.
No contaba aquella joven con mas de seis años de edad,
Cuando la muerte prematura la arroyó sin piedad...
Alli estaba parada,perdida en el tiempo,llorando desconsolada.
Me acerqué a aquel mausoleo,deteniendome a distancia prudente
Leí en voz baja una inscripción que a pocos dejaria indiferente:

" A nuestra hija querida...tu familia no te olvida
Llegaste a nosotros envuelta de felicidad,
Y a nuestra triste vida traiste la claridad.
Pero dios en el cielo reclamó tu alma celestial
y de nosotros te fue a separar.
Tu papá,muy triste,te construyó esta humilde casita,
Para que yazcas siempre dulcemente dormidita.
Esperanos en el cielo con el abuelito Ramon...
Tu papi y tu mami te aman con todo su corazon''

Conmovido y pensativo,sentí que tiraban levemente de mi bolsillo.
Me giré y vi a aquella niña de rostro pálido y peinado flequillo,
levitando a mi lado,llorosa,sus energías concentró;
en el acto,una voz en mi mente resonó y con inocencia me preguntó:
''¿Donde esta mamá,porque ya no viene todos los dias?''
...es dificil explicar el dolor que estas palabras a mi alma afligía
pues...bien sabía que su madre ya nunca volvería...

Entonces,decidido,con voz dulce respondí y le fui a preguntar:
''Tu mami me envía,pues aún debe trabajar,¿Quieres jugar?''
un poco desconcertada,hizo un silencio y asintió tímidamente.
Me senté en el suelo y extendí mis manos a ella lentamente:
''Venga siéntate,coge mis manos; pierde el primero que suelte''.
Ella,algo más animada e inocente no sabía cual iba a ser su suerte.
Apreté sus manos con las mías e inicié la oración,
Una vieja oración que un día mi bella guía me enseñó.
Inmediatamente,una luz cálida y resplandeciente,
Dibuja la figura de una mujer contenta y sonriente.
Solté en el acto sus manos y ella feliz corrió,
A los brazos de su mami que feliz la abrazó.

Tras aquello,alegre y santisfecho continué mi paseo,
Abandonando,ya si,aquel triste pero vacío mausoleo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed