EL ALMA EN EL AMOR

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
1363 visitas

Marcar como relato favorito

 

El alma en el amor.

 

Si intentas amar sin alma, nada ni nadie, ni siquiera tu cuerpo, te dará el placer que buscas, y tus pensamientos y tus noches pasarán vacías y sin ti.

 

El alma no es materia, no es ni visible ni tangible, y no tiene una función como la inteligencia, pero tiene la capacidad de hacer brillar nuestro ser y de cambiarnos con su luz.

Es la parte más profunda y verdadera de nosotros mismos, respira a través de nuestras acciones y les otorga valor, y no se deja poseer por ninguna circunstancia que, a veces, le obligamos a vivir.

Alejarse de aquello que sorprendió a nuestro corazón, es ofender al destino por ese mágico regalo de sensaciones que hicieron brillar nuestra alma.

Por miedo a sufrir, o por demasiada desconfianza, la mente construye barreras insuperables frente a lo que sentimos, una forma de protegerse que el alma no acepta, tiene exigencias independientes del cuerpo y de la mente, que si no se escuchan, llevan a la infelicidad.

Conoce y se alimenta de la verdad, crece y se comunica solo cuando llega a un estado superior a la materia, a la banalidad, a la mezquindad, impuestas por una voluntad y una mente egoísta.

Solo si conseguimos dialogar con el corazón, se puede acceder a la armonía de la propia alma.

 

La acción del alma se manifiesta en lo que sentimos, y no en lo que sabemos decir o explicar con palabras.

A veces, vuelve a nosotros en los momentos menos oportunos, recordándonos con quién fue feliz y con quién consiguió gozar y sentir la vida, nunca el hombre fue capaz de describir tan bien, de forma que todos lo entiendan, la energía que lo rodea y que se apodera de él en ciertos momentos llenos de alegría.

El alma percibe la verdad, que no es lo que vemos y entendemos, como afirman muchos seres simples que se refugian en estereotipos y piensan lo que más les conviene, sino que reside en lo que sentimos.

Cuando el amor fluye, el alma se manifiesta ayudándonos a convertirnos en lo que estamos destinados a ser y, si sabemos escucharla con valor y verdad y seguir sus indicaciones, incluso a obtener lo que soñamos.

No podemos leer ciertas señales con la inteligencia, porque ciertos pensamientos nos llegan por caminos que nunca hemos descubierto y, a veces, se van y salen de nosotros, por caminos que nunca hemos recorrido.

Solo abandonando lo que es superficial y frívolo, el alma podrá comunicar su mensaje, ése es el camino a seguir si deseamos ser felices, si queremos vivir intensamente un amor, y si queremos crear a nuestro alrededor una energía positiva que nos transmita alegría.

 

Si descuidas tu alma perderás también tu corazón, porque amar no es solo corazón, es sobre todo alma.

No puedes perjudicarla sin sufrir las consecuencias de una ley de la vida, donde nuestra forma de actuar está definida y dominada por el destino.

Si en la naturaleza todas las cosas son dobles, y cada una es opuesta a la otra, asimismo el alma se opone al cuerpo, y mientras el cuerpo busca el placer y la satisfacción del momento, el alma busca la esencia y el placer del abismo.

Cada alma, en virtud de las exigencias que tenga, a veces abandona el cuerpo, dejándolo solo, con sus prioridades, egoísmos y arrogancias, mezquindades y mentiras.

Lucha con fuerza y se rebela contra cualquier imposición para gritar la importancia que tiene en el amor, y poder transmitir la felicidad que todos buscan, pero que pocos encuentran.

Lo que el alma siente vale más que cualquier pensamiento que pueda contener, y si quieres entender ese pensamiento debes escuchar tu corazón, pero tu... regateabas como un vendedor ambulante, y mentías como un ladrón en la noche, para poder tener sin dar, ganar sin arriesgar, amar sin verte involucrada. Nunca has conseguido entender que no se puede tener solo un aspecto de la vida, y el agua que tú separas con las manos, se vuelve a reunir bajo ellas.

Cuando dos almas se encuentran, ninguna de las dos quiere dar si antes no está segura de la otra, y permanece ahí, quieta en su lugar. Pero entonces, ¿de qué sirve el encuentro de dos mundos diferentes, si una mente pequeña, interfiere e impide a la propia alma entender los propios pensamientos?

 

SIGUE ...ELALMAPREGUNTA.WORDPRESS.COM


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed