Destino: Londres

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6315 visitas

Marcar como relato favorito

12:00 del mediodía de un caluroso 3 de Agosto, me encontraba en la cola del embarque hacia mi nueva vida. Me separaban escasos metros para pasar la puerta de embarque, y aun tenía en mi cabeza la pasada noche, apenas dormimos. Una despedida por todo lo alto, besos, caricias, fundiéndonos el uno con el otro…

Era completamente incapaz de quitarme esa imagen de mi cabeza… el dentro de mí… notándola…

¿Señorita su tarjeta de embarque? ¿Señorita? ¿Señorita se encuentra bien? Me preguntaba la futura azafata del vuelo mientras conseguía traerme de vuelta de mis sueños.

Conseguí guardar mi maleta, sentarme e intentar relajarme, bajar las pulsaciones y la temperatura de mi cuerpo, me notaba húmeda… mi cabeza seguía navegando en los recuerdos de su tacto, agarrándome fuerte, levantándome…

Por fin se escucha el rugir de los motores, y nos elevamos del suelo, mientras miro el paisaje de Madrid intento buscar ansiosamente su piso, poder ver ese magnífico lugar donde me hizo ver las estrellas.

Sus dedos, su lengua jugando con mi clítoris, sus manos agarrándome con firmeza los senos. Cada vez me sentía más mojada, era incapaz de tranquilizarme. Me temblaba todo el cuerpo, necesitaba sexo…

Curiosamente a mi lado tenia sentado a un chico que me recordaba a él, no sé si eran las ganas que le tenía o si realmente le encontraba el parecido… pero esa barba, esos labios, esos ojos marrones me recordaban demasiado a la noche anterior.

El corazón me iba a mil, era incapaz de estarme quieta, cuando en ese instante escucho el característico “ding” y la luz de abrochar los cinturones se apagó. Fue cuando caí en la cuenta de que era el momento de ir al baño.

Me levanté de un respingo y conforme me iba acercando a la puerta, me notaba más mojada… moría en deseos de jugar conmigo misma mientras me fundía con los recuerdos de esa noche.

Cerré la puerta del baño, me quité los pantalones y me bajé el tanga hasta las rodillas, me abrí ligeramente de piernas y empecé a deslizar suavemente la mano hacia el pubis, tratando de imitar los movimientos de sus manos…

Me desabrocho la camisa, y me bajo el sujetador, jugando con mis senos mientras con la otra mano comienzo a deslizarla entre mis piernas, notado esa humedad, ese deseo por que me haga suya de nuevo. Notar como me agarra con fuerza, notar su respiración agitada al oído.

Empiezo a jugar con mí clítoris, mientras en mi cabeza tengo la imagen de su torso desnudo encima de mí, a la vez que me lo acaricia suavemente, noto el roce de su piel… huelo el aroma agresivo de su perfume.

Sigo acariciándomelo, notando como impregno mis dedos de puro placer. En ese momento recuerdo cuando me levantó de un salto, cogiéndome por el culo, y dejándome encima de la mesa, me abrió las piernas y empezó a besarme el muslo, fundiéndose en cada beso, disfrutando cada segundo. Me moría de ganas de que llegara, le cogí del pelo, pero él me retiró la mano a un lado, quería que me muriera de ganas, quería que lo deseara. Cada vez estaba más cerca, notaba el calor de sus labios. Hasta que por fin sacó la lengua y comenzó a jugar con mi clítoris, con mis labios, introduciéndola poco a poco.

Mientras, una de las manos se desvió hacia mis senos, empezó a agarrármelos con pasión.

En ese momento decidí introducirme un dedo, con suavidad, no podía gritar y eso hacía que me pusiera aún más. Lo hacía con tranquilidad y fuerza, igual que él cuando me la introdujo, al principio solo la punta, quería ponerme, y lo conseguía. Consiguió introducirla entera, y fue cuando aumento la velocidad.

Solo de acordarme de cómo me agarraba me mojaba más, cada vez me tocaba más rápido, recordándola dentro de mí, cada vez más dura…

Empezaba a extender las piernas, notaba que cada vez estaba más cerca. Movía mis dedos cada vez más rápido estaba muy cerca y me notaba muy mojada, recordaba el tacto de sus dedos dentro de mi…

Abrí los ojos y en ese momento me recorrió una ola de deseo todo el cuerpo, había terminado.

 

(Recuerden comentar¡)

 

Para más información: https://relatoslos5sentidos.wordpress.com/

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed