No otra navidad, una noche buena (parte2)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6643 visitas

Marcar como relato favorito

 Gonzalo me movió de costado y me recostó en el brazo de sofá, no me gusto perder el contacto con sus labios y su cuerpo pero en cuanto me penetró, el mundo se desvaneció y me entregué al placer que me daban sus suaves estocadas, podía sentir poco a poco como su pene me llenaba y tocaba puntos que no habían sido que cada vez que pasaba me enviaban a otro mundo muy lejano en donde solo la pasión y el placer se conocían, sus manos jalaban mis caderas y acariciaban mi espalda, de esas penetraciones largas y calmas pasó de repente a un ritmo acelerado y corto que me sacó un par de gritillos de placer. Mis manos se clavaron en la tela del sofá para resistir sus embates y evitar que gritará a todo pulmón. Un nuevo orgasmo se generaba en mi interior y era tal la ansiedad que comencé yo a moverme para tener el control de las penetraciones lo que a Gonzalo le pareció excelente sus gemidos lo delataban, ahora él no se movía solo dejaba que yo tuviera el control y mis idas y venidas más las contracciones de mi vagina lo tenían fuera de sí, igual que yo que me pegué lo más posible a él apretando su pene fuertemente y soportando todo el placer que el orgasmo me generaba mientras su pene volvía a bombear una eyaculación, sus manos sujetaban mis caderas con fuerza para no dejar que se escapara nada del placer que estábamos regalándonos. Pasado un momento Gonzalo se separó de mí dejándose caer en el sofá, yo como zombie atraída por su calor me recosté en él buscando esa agradable y placentera sensación de cálido comfort. Caí dormida inmediatamente todavía sumida en el estupor del momento, cuando este se disipó desperté y tomé plena conciencia de lo que había pasado, en un pequeño ataque de pánico me vestí y corrí a mi recámara, esperando que lo anterior quedara atrás y muy lejos, sin embargo en la soledad de mi cama no podía dejar de pensar en Gonzalo y como un sueño de esos que te despiertan  y luego lo quieres volver a soñar mi mente repetía la madrugada anterior una y otra vez.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed