Primera triple de Sofia

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
14078 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Porn4women.tv - Los videos porno que más gustan a las mujeres

Estaba muy cachonda, excitada y para colmo cabreada. Su marido y ella eran dos braceros sexualmente hablando, siempre estaban predispuestos, daba igual el sitio y el lugar, la cosa era saciar sus necesidades, Sofía estaba mosqueada, era la quinta vez que Juan la rechazaba, así que cuando llegó al instituto llamó a su amiga Loli para que le diera el teléfono del investigador privado, era imposible que su marido no tuviera otra.

Pasaron tres días y en medio de una clase de química, con alumnos de segundo de bachillerato sonó su teléfono, vio que era del investigador, así que no se lo pensó y descolgó el teléfono.

-¡Sí, dígame!, -dijo con voz contundente.

- Confirmado, le envío las imágenes por wasat, -sin decir una palabra más, el investigador colgó el teléfono.

Sofía muy nerviosa abrió el wasat y ahí estaba él, no con una chica, sino con tres. Juan siempre le había pedido hacer un trío pero ella nunca lo había aceptado. Pasó de la humillación a la rabia, de la rabia a los gritos incontrolables y de los gritos a la excitación, lo que no entendía era que le había gustado, la ponía lo visto, así que llamó a marido, tenía un plan.
En pocos segundos aparecieron el director y el jefe de estudios en el aula, los gritos se habían oído en todo el Instituto.
-¿Qué te pasa, Sofía?. Será mejor que te llevemos a dirección, hasta que te calmes,- dijo el director.

Estando en dirección, el director preguntó a Sofía por qué se había puesto de aquella manera y ella empezó a responder, necesitaba desahogarse, y así ponía en marcha su plan.

-Lo tenía claro, Juan nunca me había rechazado. El lunes a las seis de la mañana, me desperté muy fogosa, había tenido un sueño en el que dos mulatos, con dos buenas trancas me habían follado hasta la extenuación, me desperté sudando, había sido casi real, pero mi chichi necesitaba una tranca de verdad, así que desperté a Juan deslizando mi mano entre las sábanas, le bajé los slip y toqué mi gran tesoro, sabía perfectamente cómo estimularlo, pasé mis dedos desde el glande hasta los testículos, jugué con ellos y seguí hasta su ano, eso lo ponía a cien, le miré, le estaba gustando, pero en éstas me cogió la mano, la sacó fuera de los slip y se dio la vuelta, me rechazó, imaginen mi cabreo.-los dos hombres asintieron, mientras sus penes se ponían a reventar dentro de sus pantalones.

Ella siguió hablando, -busqué un investigador privado y me lo confirmó, miren,¡con tres chicas!. El muy cabronazo. ¿Que hago ahora?,tengo que vengarme, y con la misma moneda. ¡Buscaré dos tíos buenos y delante de él me harán de todo.
-¡Para un momento, para eso cuenta conmigo!.- dijo el director.

-¡Y conmigo!, - dijo el jefe de estudios.

 

Tocaron en la puerta, era su marido, ella mandó a los chicos a salir. Nada más salir le enseñó las imágenes, le explicó cómo se había sentido, y que era lo que deseaba.

-Está bien,-dijo Sofía, -Juan, tú te encargas de grabar, y al final te dejaré follarme. Ustedes dos bájense los ..

De los pantalones salieron dos buenas armas, la del director un poco gordita, pero con muy buena consistencia. Se puso de rodilla, y los mandó a  acercarse, las cogió con las dos manos y las empezó a magrear, mirando a su marido, esperando su aprobación. Se metió la polla del director en la boca, introduciéndola bien adentro, la sacó y se metió la del jefe de estudio, que siendo más larga le llegó a su campanilla, así estuvo simultáneamente hasta que ambos se corrieron, enjuagando su cara con el semen.

La levantaron, la desnudaron, la exhibieron delante del marido. Quitaron todo lo que estaba encima de la mesa y la mandaron a subir,

El director le abrió las piernas, introduciendo un dedo en su vagina, lo llevó lo más adentro que pudo lo sacó y se lo metió en su boca, lo saboreo, y volvió a repetir la acción. El jefe de estudios empezó pellizcando sus pezones, muy suave pero dando pequeños giros, Sofía  estaba bien a gusto, cada movimiento de estos la hacían estremecerse. El director introduce dos dedos, se agacha y con su lengua abofetea el hinchado clítoris una y otra vez, empuja sus dedos más adentro  girándolos levemente, Sofía se revuelve, llegando su primer orgasmo, se ve como convulsiona levemente.

Su marido está muy excitado, ella lo mira, y el se muerde el labio.

La arrastran en la mesa y la hacen ponerse con culo en popa, el jefe de estudio se coloca y empieza a introducir su pene en la vagina, dando pequeños giros en su clítoris con sus dedos, movimientos lentos,pero bien sincronizado con sus caderas, mientras el director estimula su ano con la lengua, follándola una y ora vez.

-¡AHHHHHSSSSS, chicos, que bien lo hacéis, esto lo vamos a repetir más veces, ahhhhssss, sigan cabrones!, -con esas palabras el jefe de estudios se envalentona y bombea más fuerte, corriéndose dentro, - ven que te la limpio, que me encanta chuparlas. Se acercó, y la lamió, dejándola limpita.

-Vete y coge el móvil, que quiero saborear la de mi marido.
Se acercó y ella lo agarró por los testículos, y sin miramientos se los metió en la boca introduciendo un dedo en el ano al mismo tiempo, él pegó un pequeño grito inesperado, no se si de placer o de dolor con su otra mano subía y bajaba en su pene, su manos se movían rítmicas, mete y saca, sube y baja, no duró mucho, se corrió en unos minutos, llenándole la boca de esperma que ella saboreó como el mejor manjar.

El director se había entretenido preparando el ojete, ya lo tenía listo, se sentó en la silla y la hizo venir a él, ella se acercó se dio la vuelta y poco a poco se introdujo la polla gorda del director, cuando la tenía metida llamó a su marido, que ya estaba otra vez preparado, y lo invitó a introducir su nabo. Era su primera doble penetración y sentía genial, estaba pletórica, -venga cabrones, fóllenme, -gritaba Sofía.

Juan comenzó a bombear como la estrechez permitía, poco a poco se fue adaptando y su movimientos fueron más rápidos, Sofía gritaba como una poseída, así que el jefe de estudios la calló metiendo su tranca en la boca. El director la elevaba y la soltaba una y otra vez, introduciendo su pene hasta los testículos, Sofía sintió como la polla del director se contrae, y se va dentro. Juan que también lo siente, se agarra a la silla y bombea con toda la fuerza, está pletórico, lo había estado deseando mucho tiempo. Los fluidos de Sofía corren por sus nalgas, bañando los muslos del director, Juan no para, Sofía aprieta sus labios y al jefe de estudio le cuesta mucho follarle la boca así que se corre en un santiamén llenándole cara. Juan no puede más, la saca y se corre encima s de su monte de venus.

Los cuatros estaban extenuados de placer,  esta seria la primera de vez de muchas. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.