UN VIAJE INESPERADO VI

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
1320 visitas

Marcar como relato favorito

IV

DA GUSTO COMER TAN BARATO

Cuando entre por el Donostiarra, y como siempre que iba a un sitio, había algo que me descuadraba, diferente a lo que yo ya conocía y en seguida lo noté, fue la falta de las fotos en las paredes, parece ser que llevaba abierto relativamente poco

-         Un mes, llevamos abierto- el que me lo contaba no era ni más ni menos que Pedro, el fundador y dueño del restaurante, al que en una época de mi vida me conoció y hasta me tuvo que pedir disculpas, pero esa es otra historia- un mes llevamos y tirando, si, pero acojonado estoy, he invertido aquí todos mis ahorros.

-         Yo tengo la sensación que le va a ir bien mire usted

-         Dios le oiga, ojala sea así, lo vasco no está muy bien visto últimamente con lo de la ETA y eso.

-         Pero en asuntos de comer es diferente, ya lo verá, a la gente una buena comida y una buena copa y triunfa seguro, ya le digo que tengo la premonición de que le va air muy bien.

-         Ya veremos, el otro día estuvo comiendo aquí Pirri, ya sabe el jugador del Real Madrid y salió encantado, a ver si me hace buena publicidad. Bueno ya mismo le mando un camarero para que le tome nota

Y justo cuando se iba, le llame, eh oiga, Don Pedro..

-         Dígame hombre.

-         Sabe que haría yo para impulsar el local??, cuando venga un famoso le saca una foto, luego la enmarca y la pone en la pared, ya verá usted como cuando un famoso vea a otro famoso en la pared, todos van a querer venir para ver sus fotos en las paredes y cuanto más famosos vengan, más gente común vendrá a ver si pilla a alguno de ellos y así presumir con sus amigos

-         No se oiga, es un engorro eso de las fotos, hay que tener una cámara aquí, a lo mejor alguno se enfada....

-         Pero que dice, si ahora con las digitales o un móvil las sacas en nada??

-         Perdón digique, movilque??- coooñoo ya había metido la pata, bueno era cuestión de tiempo.

-         Quiero decir que cualquier camarero se puede encargar, y una cámara cuesta un par de eur.. pesetas. Y lo de que se enfadan, ya verá como no, hágame caso.

-         Bueno quizás la idea no sea mala, déjeme que la piense

Yo ya sé que sí que me hizo caso, tendría que ir a mi época y pedirle una parte del pastel

Me trajeron la carta y los precios eran de descojonarse, que gusto comer así, había angulas, pero de las buenas no de las congeladas, así que, pedí unas angulas, un buen entrecote y vino, y fue espectacular, o la carne del próximo siglo ha desmejorado mucho o la calidad del asador es el que ha bajado de calidad, porque mismo sitio, diferente momento y no tenía nada que ver.

Como tenía tiempo decidí fumarme un puro y tomarme una copita, mientras pensaba en la ejecución de mi plan, estaba distraído, pensativo, cuando vi que un camarero le daba un paquete a Don Pedro, cuando lo abrió era una Kodack, me vio, me guiño un ojo y el camarero y él empezaron a estudiar su funcionamiento, ya he comentado antes que tendría que pedirle una parte del pastel??


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed