DESPRESTIGIO (CAP:7)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
900 visitas

Marcar como relato favorito

Capitulo.7

FANTASMAS DEL PASADO.

Gracias a dios que mi compañero de equipo y amigo Patxi Guerra

nos estaba esperando aparcado en doble fila justo enfrente de la

comisaria, con el motor en marcha, Magda me agarro fuertemente

del brazo y me señalo donde estaba el vehículo, yo aun no había

podido verlo, estaba mas preocupado de quitarme de encima a

toda aquella muchedumbre de periodistas y fotógrafos, corrimos

hacia el coche lo mas rápido que pudimos, nada mas entrar en el

Patxi salio de allí acelerando a toda velocidad.

– ¡ Maldita sea !- exclame volviéndome hacia mi esposa -

¿Estas bien cariño?

– Si , estoy bien – contesto mientras cogía mi mano.

– ¿Has visto eso?- pregunte a Patxi dirigiendo mi vista hacia

el retrovisor – lo que no entiendo es como se han

enterado de mi visita a la comisaria – volví a decir

pensativo.

– A saber amigo, lo que si esta claro es que menudo jolgorio

han formado en tu honor– me contesto medio en broma y

esbozando una sonrisa.

– Habia mas periodistas y fotógrafos que cuando ganamos la

duodecima al Madrid en el Bernabeu – dije dejando escapar

una leve sonrisa

– Desde luego, mira que les gusta la mierda – dijo mientras

me miraba por el retrovisor – Cambiando de tema, ¿como

ha ido todo en comisaria?

– Mal, la verdad es que peor que mal – conteste, mientras

note como Magda se volví hacia mi y apretaba mi mano

con fuerza – Ya te contare, ahora no me encuentro con

ánimos.

– Ok, bueno pareja ¿donde queréis que os deje? – pregunto

quitando importancia al tema.

– Llévanos a casa por favor – contesto Magda antes de que

yo pudiera soltar una sola palabra.

Sentí como Magda relajaba la mano, estaba claro que quería ser la

primera en saber lo que había ocurrido dentro de aquel despacho y

yo estaba de acuerdo, a través del retrovisor pude ver como patxi

me guiñaba un ojo en gesto de complicidad, lo cierto era que

desde que Patxi llego al club hace dos temporadas procedente del

Chelsea donde se encontraba cedido por el Bilbao y a pesar de

jugar en mi misma demarcación, el también es portero, se había

convertido en mi mejor amigo dentro del vestuario, no es que no

me llevara bien con el resto de la plantilla, si no todo lo contrario,

lo que ocurría era que por ser el mas veterano y primer capitán del

equipo estos me guardaban un respeto que a veces costaba

esquivar, no obstante el tratro con todos ellos se podía decir que

era mas que cordial, con Patxi era diferente, desde el primer

momento nunca me trato de forma distinta a los demás por ser yo

quien era dentro del club y mas aun cuando todos los medios

deportivos mas prestigiosos del mundo lo habían catalogado ya

como mi sucesor en la portería del "Barsa" tras haber completado

una temporada mas que brillante con el Chelsea (trofeo al mejor

portero de la premier, titulo de liga y campeón de la Europa ligue,

ademas del campeonato mundisal sub-18 con España) por

supuesto yo no lo iba a permitir y comencé a entrenar mas y mejor

aun si cabe hasta lograr que el míster siguiese confiando en mi

para defender la portería, quedando Patxi relegado a la suplencia,

a pesar de ello jamas hubo por su parte un reproche o mal gesto

hacia mi persona o comentario en mi contra que llegara a mis

oídos en estos casi dos años, precisamente eso fue lo que hizo que

yo me acercara mas a el y terminásemos siendo grandes amigos

tanto dentro como fuera del vestuario, de hecho fue el primero en

llamarme esta misma mañana para saber de mi nada mas enterarse

por Salvatore que me encontraba en casa sano y salvo, media hora

mas tarde ya estaba en mi casa eufórico y celebrando mi vuelta, en

cuanto se entero que iba a comisaria se empeño en llevarnos en su

coche "tu no estas en condiciones aun de conducir y Magda

tampoco, lo ha pasado muy mal estos días, así que no hay nada

mas que hablar" dijo a modo de sentencia, no nos quedo otro

remedio que aceptar su ofrecimiento.

Patxi paro el vehículo frente a la puerta, nos despedimos de el y

nos apeamos del coche. Ambos nos quedamos mirando como

Patxi conducía hasta el final de la calle para luego desaparecer.

– ¿Me vas a contar de una vez por todas lo que paso dentro

de ese despacho? - Me pregunto nada mas entrar en casa.

– No fue nada cariño solo que........-

– No me digas que no paso nada allí dentro, pude oír tus

gritos, no me tomes por tonta – dijo desafiante mientras

entraba delante de mi en el salón, arrojo la rebeca que

llevaba en la mano sobre el sofá y tomo asiento en su sillón

favorito, clavo su mirada en mi, no hizo falta que me

hablara, sabia muy bien lo que me estaba diciendo.

– De acuerdo te lo contare – trague saliva y tome aire, luego

me senté frente a ella y me prepare para relatar unos

hechos que habían ocurrido algunos años antes y a los que

con toda seguridad se había referido el sargento Leguario

cuando dijo "esto ya lo había hecho usted antes, ¿verdad?"

- Veras- comencé diciendo -cuando tenia diecisiete años fui

convocado por la selección sub-18 para un partido

amistoso en Frankfurt, yo estaba como es de imaginar loco de alegria y...

CONTINUARA...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed