La tormenta perfecta

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7367 visitas

Marcar como relato favorito

Un gran estruendo me despertó, estaba lloviendo y los truenos se sucedían , un relámpago ilumino la habitación y me dejo ver a mi chica tumbada boca arriba, sólo unas pequeñas braguitas tapaban sus lindo y sensual cuerpo.

Esperé al siguiente relámpago, ya no podía dormir, su visión me excitó y mi polla se puso larga y dura, acerqué mi cuerpo al suyo, estaba muy caliente, muy cachondo, besé uno de sus pezones y noté que se les ponían duros, mientras mi lengua recorría su pecho mi mano bajaba lentamente por su vientre hasta llegar a sus braguitas.

Su cabeza se inclinó hacia atrás y su lengua humedeció sus labios, sentía placer, introduje mi mano por debajo de sus braguitas y deslicé mis dedos por sus labios rozando su clítoris una y otra vez, se llevó los dedos a su boca y humedeció, luego bajó por mi vientre hasta llegar a mi polla, Mmn , que gustó!! , levanto su culo y le quité su pequeña braguita. Fue entonces cuando ella me tumbó y se puso encima de mí, agarro mis muñecas con sus manos, estaba a su merced, besó mis labios y noté como sus pezones rozaban con mi pecho, era excitante!!!.

Siguió recorriendo con sus labios mi cuerpo besando todo lo que encontraba a su paso, cogió mi polla, la chupó, y se la introdujo suavemente, la metía y sacaba una y otra vez mientras me besaba, yo agarraba sus glúteos con firmeza!, era maravilloso, me montaba sin cesar -aaaah- gritamos los dos y nuestro semen se fundió en uno y me besó, la tormenta perfecta.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed