Palabra

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
1352 visitas

Marcar como relato favorito

Por casualidad la conocí aunque al destino culpé. Estirados en una hamaca durante una fría noche, el balanceo nos invitaba a soñar. Más no podía pensar en nada más que el presente mientras una calida voz llegaba a mis oídos. Cuanto más deseaba que ese instante durara para siempre más efímero parecía. Y yo tan contento como triste me quede en blanco a la vez que ella me preguntaba que en que pensaba. Ninguna palabra podía escapar de mi boca y los pensamientos alborotados en mi cabeza luchaban por salir. Pero no podían, por más que lo intentaban no podían. Ella insistía, y yo callaba. De pronto una grieta pareció abrirse entre los dos y a cada segundo que pasaba más lejos la veía. Que doloroso ese sentimiento y que arrepentido me siento mientras solo huyo de todo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed