Extraños asuntos domésticos

Por
Enviado el , clasificado en Humor
1224 visitas

Marcar como relato favorito

Extraños asuntos domésticos   30 - 04 - 2013

A todos nos ha pasado alguna vez que no sabemos donde hemos dejado las gafas. A mí me pasa a menudo, pero lo curioso del tema es que necesito las gafas para encontrar mis gafas. Tengo verdadera necesidad de tenerlas para buscarlas. ¿Tiene su lógica, no?

Otra cuestión. Yo suelo dormirme con la radio puesta escuchando las noticias, luego ya se apaga automáticamente. Hace unos días, precisamente el día de las elecciones venezolanas, la conexión con el corresponsal en Caracas no era buena y no se oía claramente. Pues tuve necesidad de encender la luz  para que se "aclarase" la voz del periodista. Y se aclaró. No me preguntéis el por qué.

Por último quisiera saber de que se alimentan las lavadoras. Pensaba que funcionaban con electricidad. Si, también, pero necesitan otro ingrediente para ejercer correctamente su labor. Se comen, no un gayumbo, ni un pañuelo,ni ninguna otra cosa, sino un calcetín. Si tienen mucha hambre se comen dos calcetines, pero les gusta la variedad, no se comen dos calcetines del mismo par sino dos calcetines distintos. Así que me encuentro con una serie de calcetines despareados. ¿No os pasa lo mismo?

                                        Okamamé: www.okamamé.com


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed