Loca Noche De Intercambio De Parejas

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
22094 visitas

Marcar como relato favorito

Después de muchos años de casados, hacia poco tiempo que habíamos empezado a asistir a fiestas para parejas de mente abierta o swingers, las pocas veces que habíamos asistido nos tenían listos para llevar nuestra vida sexual de pareja al siguiente nivel.

Llenos de curiosidad y excitación nos dirigimos a una nueva experiencia swinger...

Entramos al club Privado para parejas, mis sentidos se activaron al ver en el pasillo al lado de la pista de baile a uno de los "meseros", llevaba un corbatín rojo, y tirantes negros, una camisilla blanca ajustada y un cuerpo exquisito que portaba muy bien ese atuendo, una manera muy prometedora de darle alas a mi imaginación y la noche tan solo iniciaba.

Nos dirigimos a buscar una mesa, todas estaban ocupadas, asi que una pareja muy amablemente accedió a compartir.

Tragos iban y venían, bailamos y nos conocimos un poco, ambos eran muy atractivos, en un abrir y cerrar de ojos estábamos bailando y las emociones estaban un tanto subidas de tono, ella y yo nos dejamos llevar por los toques, caricias y sensaciones que escalaban a medida que el ritmo del la música nos exigía mas y mas sensualidad, nuestra excitación era tan inminente que ellos nos dirigieron a una habitación donde los cuatro continuamos lo que ella y yo iniciamos afuera, mientras compartíamos la habitación, lo dijeron... quieren hacer intercambio?

Era justo lo que esperábamos de esa noche, accedimos, era la primera vez que tenia intimidad con alguien diferente a mi esposo.

Todo era diferente, los sonidos de excitación y placer que salían de el, el ritmo y fuerza con la que me penetraba, lo que me pareció mil y una distintas posiciones en las que me hizo poner y las cuales disfrute inmensamente, cada palabra que susurraba en mi oído me ponía mas caliente que nunca, me puse contra la pared y dirigí su pene insinuándole o suplicándole por un poco de estimulación anal, ya que lo disfruto mucho cuando estoy muy excitada, mientras me ponía en posición, podía ver mis zapatos altos negros y el resto de mi cuerpo desnudo, por alguna razón me excité aún más, supongo que había encontrado un fetiche, el sexo anal fue salvaje, mire a mi esposo quien se encontraba igualmente saciado por la esposa de mi compañero de noche...que noche loca!


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed