Mi marido y mi amante

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
15961 visitas

Marcar como relato favorito

Ahora a él, le correspondía el placer de disfrutar de tu bella piel y tus caricias, tendido en la cama a tu lado, empezó a recorrerte con sus manos lentamente, mientras cerrabas los ojos, sus manos recorrieron tu cuello, bajaron suavemente a tus pechos, tus pezones reaccionaron de inmediato poniéndose duros, erguidos, preparados para el encuentro, acercó su boca a tu pecho izquierdo absorbió tu pezón completo, el gemido que diste..!!, se escuchó en toda la habitación, vos también lo disfrutabas, el dolor que sentí al escucharte entregada a sus caricias y besos, lo ubique en la boca de mi estómago, yo mismo te entregaba al placer con otro y sentía cada latido de mi dura verga que estilaba a su vez abundantes líquidos pero debo reconocer que mi gozo de verte así, era increíble y superaba lo que había imaginado; empezó a mordisquear tu pezón estirándolo y soltándolo, mientras con su mano izquierda te acariciaba el otro pecho pellizcando, acariciando y dibujando con sus dedos la silueta de esa hermosa y sensual aureola.

Me coloqué a los pies de la cama y haciendo un acercamiento con el zoom de la cámara de filmar de tus labios vaginales, se veía el hilo de liquido lubricante que segregabas que salía deliciosamente de tus adentros, asi ellos se veían muy hinchados mientras que tu clítoris, se mostraba duro como nunca te lo había visto.

Movías lentamente tus piernas abriéndolas para él mientras que devoraba tus pechos y su mano empezaba a acariciar suavemente tus ya excitados muslos, bajando lentamente hacia tus piernas y sin tocar tu sensual pubis que luce siempre atractivo y completamente depilado, hice un acercamiento de sus manos en tus piernas, te acariciaba los costados y el interior de los muslos, rodeando intencionalmente tu inflamadísima vagina..! Detuvo sus caricias y levantándose, se hincó en la cama, a un lado tuyo y te ayudó a hincarte junto a él, se colocó detrás de ti, y colocando su verga en el canal de tus glúteos, te abrazó por detrás, sus manos recorrían todo tu cuerpo, volteaste a verme, y la pose era increíble, empecé a tomar acercamientos con la cámara, mientras te besaba el cuello.

Veía tus pechos parados desafiantes y durísimos, tu cara estaba llena de sexo por lo caliente que te encontrabas en ese momento, te guiñé un ojo, sonreíste y cerraste los ojos, porque como me contarías después sentías su verga golpear contra los labios de tu vagina, luego, cambiaron de posición y doblándote hacia delante te colocó en cuatro, tu sexo se abrió para recibir su verga..!! él, se hecho hacia atrás, para ver tu excitante vagina abierta que se la ibas a entregar a él y tu rozado ano que palpitaba también de excitación, con sus dedos te lo acariciaba y su mano cubría tu sexo apretándolo fuertemente haciéndote gemir de placer, su verga como roca inyectada en pasión, empezó a frotar los labios de tu vagina, deslizándola suavemente de arriba abajo, hasta tocar tu clítoris, gemías sintiendo el mas profundo placer, con tus manos te acariciabas tus senos, movías tu trasero en forma rítmica y erótica buscando cada vez sentir el mayor contacto y mostrándote lo mas sexy frente a la cámara, él tomaba su verga con la mano, y cuando te hacías para atrás bajabas instándolo a que te lo introdujera, cuantas veces me vi en ese lugar, hurgando en tus orificios, haciéndote sentir el placer que ahora un macho te daba, con sus manos te acariciaba el vientre y recorría tu constado, me acerque para ver en primera fila como un tronco nuevo para vos, te hacía gozar como normalmente yo lo hacía, más aún, el saber que era alguien que no es tu pareja, aumentaba la sensación de clandestinidad y morbo, además de estar consciente de que yo, te estaba viendo y filmando, hacía la situación mucho más excitante. Sus dedos se mojaron de tu fuerte orgasmo, acariciaron tu ano y nuevamente tu gemido se escuchó en toda la habitación... me acerqué para ver como deslizaba su dedo en él y lo empezó a meter y sacar lentamente, sintiendo como poco a poco aflojabas tu esfínter, se acercó aún más a la entrada de tu vagina, bastaría un leve empujón para que entrara, estabas tan mojada que tu lubricación escurría por la parte interior de tus muslos, mientras le decías suavemente "cógeme!".

Empezó a presionar a tu pedido tus labios vaginales se abrieron como una flor para recibir su cabeza y comenzó a meterla, luego retiraba esa verga mojada haciendo que la desearas, comenzó a presionar un poco más y la deslizó dentro tuyo estirando al máximo tus labios, fue hermoso ver como la elasticidad de tus tejidos se ensanchaban para poco a poco aceptar al intruso, que lentamente se habría paso en el interior de tu vagina...

Finalmente su cabeza estuvo adentro, ahí se detuvo y se agachó sobre tu espalda para lentamente recorrerla con su lengua, mientras sentías las contracciones de tus músculos que sabes muy bien mover, sobre la corona de su cabeza, sus manos recorrían tu cuerpo hasta llegar a tus pechos que estaban con los pezones duros, los pellizcaba y vos buscabas con tus glúteos abiertos sentir más su verga adentro, sacaba la cabeza y lentamente la volvía a meter deseaba sentir cada latido de tus calientes paredes vaginales, cada movimiento de los pliegues de tu flor que se abría para él y se colocó un poco de lado para que filmara, como poco a poco la iba dejando ir hacia adentro tuyo.

Dejabas ir la cabeza y el tronco completo adentro y se separaba para que ladeándose un poco pudiera casi meter el lente entre ustedes, obteniendo unos primeros planos de tu sexo atravesado por tu primer macho amante mientras yo filmaba, tenia un fuerte deseo de sentir ese tronco así mojado en mi boca, sus manos recorriéndote las piernas acariciándolas, empezaste a gemir y a decirle que querías mas verga, TODA empezaste a gritarle, siiii asii...!! gritaste cuando de golpe la hundió toda, pude ver como sus huevos golpeaban en tu clítoris cuando bombeaba, lento pero hasta el fondo, cada vez la sacaba hasta la cabeza y la dejaba ir, tu cara estaba roja de goce y respirabas como si con cada embestida te sacara el aire, te bombeaba hasta que de un grito llegaste a tu mejor orgasmo de la noche, te dejaste caer sobre la cama y él junto a vos, sin separarse te abrazó quedó encima de ti así totalmente, siguió bombeando hasta que su espalda se tensó, intuiste lo que vendría y comenzaste a moverte más rápido, clavándote toda su garcha, sintiendo el goce y placer que te estaba dando, demostrándome, lo muy hembra que también podes ser con ese amante... me acerqué a tu oído y te pedí que le saques toda la leche, comenzaste a cogerlo intensamente, cuando él, lanzo sus abundantes chorros de su semen dentro tuyo, los gemidos intensos de ambos quedaron retumbando en la habitación luego, se quedaron abrazados, quietos, laxos, descansando, mientras yo, ponía a recargar la batería de la cámara que había registrado ese hermoso encuentro deseado por ambos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed