La menopausia masculina

Por
Enviado el , clasificado en Humor
524 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Ya tengo 31 años y me he dado cuenta que no sólo tengo canas en la barba y en el cuero cabelludo, de hecho me han salido pelos hasta en las rodillas. Ahora tengo que cortarme el pelo de las orejas y la nariz. Estoy entrando en la etapa de la menopausia masculina, en la que te ves la intro de Robotech y te pones a llorar. Puede haber una guerra mundial por el agua, pero siempre para mí será más importante ver el video del perro que habla o recordar el gol de Marcelo Salas en Wembley.

Ahora todos hablan que los niños son tan despiertos, que nacen ya sabiéndolo todo. Antes era más difícil, de hecho, nos drogaban para que nos fuera bien en el colegio, así no perdíamos la concentración por la culpa de la mosca (siempre ponen el ejemplo de un niño más concentrado en el vuelo de la mosca que en el cuaderno de matemáticas) Creo que hasta el día de hoy me drogan, cuando voy a visitar a mi madre a su casa, siempre siento un sabor extraño en el jugo.

Dicen que la marihuana es la droga que te lleva a las sustancias más duras, pero yo sé que el Ritalin te lleva a la coca y la pasta base. Creo que la gente con droga puede tener problemas de motricidad fina pero nunca perderán la concentración. Todo voladito tiene un punto fijo que mirar en el horizonte o un amigo imaginario que entretener.

Todavía me gusta la animación japonesa y no le digo anime por la incomodidad de sentir que no he madurado. No es que no haya madurado, en realidad maduré tanto que busco todo lo que me traiga recuerdos de los 90`s… ya les dije, estoy entrando en el difícil proceso de la menopausia masculina y necesito material para llorar de felicidad y recordar los lindos días de mi infancia. Mis amigos hablan del último capítulo de Game Of Thrones, mientras yo busco con desesperación los especiales de Maldita Sea entre los abismos de Youtube.

Lo mejor de esta época y los jóvenes actuales es que popularizaron la barba como un objeto de culto, entonces al envejecer no me veo fuera de la moda actual. Una semana sin rasurarme y ya seré reconocido y venerado como un Hipster de Lolapalooza. Otras de las modas es vestirse como indigente y como no recuerdo haber tenido un buen trabajo hace años, se me hace mucho más fácil. Antes uno tenía que vestirse bien y ocupar perfume, ahora basta con pasar hambre, tener un mal trabajo y no bañarse ni afeitarse en una semana.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com