Mis primeros momentos

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5914 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Mi nombre es Fede tengo 34 años, vivo en la Ciudad de México. Aquí he vivido toda la vida, disfruto la vida en esta ciudad por todos sus avatares y aventuras que uno puede llegar a encontrar en cualquier momento del día y en cualquier parte de esta enorme metrópoli.

Los primeros recuerdos que me vienen a la mente es cuando tenia 3 años yo corriendo en un parque acompañado de mi madre, siempre que me recuerdo me pienso en movimiento, hiperactivo para algunos, como alguien inquieto para otros. Y justo esa hiperactividad o inquietud me llevo a ser muy curioso y en algunas ocasiones a meterme en problemas y en otras a descubrir cosas como el sexo.

El sexo ha formado parte importante de mi vida, no es que haya tenido sexo a los 5 años, pero en ese momento vi mi primera escena sexual, en una película porno que mi padre había dejado en la videocasetera. Yo varias tardes después de asistir al kínder llegaba a casa comía lo más rápido posible para después ir a la habitación donde estaba el televisor para reproducir una película con la cual estuve muy enganchado, era Katy la Oruga, una y otra vez durante varias tardes. Hasta que uno de esos días mi padre había dejado olvidada una película que no era la mía y al darle play lo primero que aparece es una mujer en cuclillas metiéndose lo que los hombres tenemos entre las piernas, incomprensible en ese momento de muchas maneras para mí. Puedo reconocer cierta excitación y recordar sentir que en la parte baja de mi estomago vibro algo. Hay detalles que quedaron muy grabados en mi mente de aquel momento, la música que era como un funk cadencioso, los ojos de la mujer, sus gemidos, su cuerpo que me parece más a los cuerpos de una mujer con la que uno se toparía en el día a día con curvas, con pliegues, con vello, vaya con cierta naturalidad que uno no encuentra en las modelos de tv, de revistas,  las porno de los noventas en adelante pues muchas de estas actrices se llenaron de silicón y cirugías o estos perfiles de chicas en Instagram que tienen miles de seguidores aunque son atractivas en el fondo uno puede ver que no hay esa naturalidad, siempre es pose.  Después de haber visto algunos momentos de aquella película, aunque no habrá transcurrido más de un minuto, en mi mente se hizo eterno, lo pare precipitadamente, aunque me sentía intrigado, por otra parte, sabía que eso no era “bueno” y que me podían regañar, entonces cambien al Canal 5 para ver Alvin y las Ardillas, fingiendo un poco que no había pasado nada pues mi madre llego a la habitación momentos después. Al día siguiente la película ya no estaba, solo quedaba mi película de Katy la Oruga.

Ese momento después de haber reproducido aquel casete me marco para siempre, entre las sensaciones que tuve y que trate de emular tocándome mi pequeño pene como aquella mujer lo hacía con ese hombre, vaya se sentía muy bien, aunque realmente no tenia idea de que más hacer, así como las fantasías que quedaron guardadas para lo que sería mi vida sexual y en cierta manera la forma en que preferiría a una mujer, natural, lejos de cualquier pose.

Meses después, yo ya había entrado a la primaria y aunque nunca me quede solo en casa, si había momentos en los que no era vigilado. Y en uno de esos momentos fui a buscar la película que había encontrado meses después. El lugar donde se encontraba la tv era un gran mueble donde esta se empotraba, tenia varios cajones donde mis padres guardaban varias cosas, casetes de música, casetes de películas, discos de acetato, compact discs, algunas revistas y varias figurillas que estaban en algunos espacios del mueble. Pero ningún rastro de la película, hasta que di cuenta que había un pequeño espacio atrás de este mueble y que se encontraba en la parte inferior y ahí al meter la mano pude sacar una bolsa negra donde había 3 casetes, sin portada, pero si con títulos de los cuales solo recuerdo dos Little Girls Blue y Debbie Does Dallas y los recuerdo porque pasaron a ser de mis películas porno favoritas, sobre todo la última pues la mujer que interpretaba a Debbie se llamaba Bambi Woods y me fascino desde aquel entonces, aun hoy en día me sigue fascinando esta mujer . Después de encontrarlos no pude hacer demasiado pues escuche los pasos de mi madre que se acercaban a la habitación donde estaba y tuve que dejarlos, pero por lo menos sabía dónde estaban escondidos.

Días después coincidió que mi madre había ido con la vecina, y tuve el momento perfecto para poder reproducir la película. Mi padre siempre llegaba en la noche, soy hijo único y mi única compañía era mi perro en aquel entonces por lo que sabía que tenia libertad para ir y reproducir a libertad las películas. La primera que puse fue la de Little Girls, un profesor tirándose a su alumna posteriormente pase a la de Debbie, y encuentro a una chica vestida de porrista chupándoselo a un señor en una tienda de deportes. Aunque fueron pocos minutos que lo reproduje antes de escuchar como se cerraba la puerta exterior de la casa y entraba mi madre, se volvían eternos en mi mente y se reproducían una y otra vez ahí dentro y se escuchaban los gemidos claramente y veía la mirada de estas mujeres de las escenas como se ponían blancos de placer.

Esto lo hice varias veces, hasta que mi padre dio cuenta de que alguien andaba reproduciendo sus películas y por supuesto no era mi madre, yo solo las metía y las sacaba de la videograbadora para dejarlas en su lugar nuevo, lo único que no hacia era dejarlas la escena donde había quedado. Mi padre llego un día y me empezó a decir que las películas que ahí tenia eran para los papás y me empezó a hablar de sexo y la importancia de este, más parecido a una clase de biología donde te enseñan las funciones reproductivas. No me quedo claro de que hablaba, solo que no tenía que ver sus películas, vaya la teoría y la sexualidad muy pocas veces se entienden. Las películas dejaron de estar ahí.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed