El reencuentro con mi ex muchos años despues

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
12169 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Bendito Face, que me ayudó a encontrarla después de muchos años. Aún cuando, por todos lados la buscaba.

Déjenme platicarles que Joana fue mi novia de la secundaria, en esa época en donde todo se te hace fácil, y pues bueno ella era muuy bonita y con un buen cuerpo, para ser sincero ella era todo un monumento, a pesar de su edad, tanto así que muchos la pretendían, hasta hoy sigo diciendo que fui muy afortunado al hacerla mi novia. Y bueno fue una época en la que los besos y caricias son tan intensos y frecuentes, así que aprovechamos toda ocasión. Después de que salimos de grado nos perdimos y alejamos completamente, aunque nunca terminamos cada uno hizo su vida, por comentarios me enteré que se casó y tuvo 3 hijos. Yo también hice lo mismo después de muchos años. Sin embargo nuestra relación fue muy bonita de esas que te dejan marcado por los buenos detalles. Así que por todos los medios trataba de saber de ella. Fue 15 años después que gracias al bendito face, que me ayudó a encontrarla después de muchos años. Aún cuando por todos lados la buscaba, y es así como se da mi historia.

Era un día como cualquier otro, yo la buscaba por nombre, por escuela por apellidos y nada. Hice un último intento colocando su nombre y ahí estaba, no lo podía creer, era su foto, por fin la había encontrado después de muchos años, así que le envié un mensaje esperando que me respondiera. Y así fue inmediatamente me respondió, con gran alegría de ambas partes, nos identificamos y empezamos a recordar muchas cosas, tanto es así que se nos fue la noche. Después de tanta plática, me pasó su número de teléfono, al otro día le marqué sin más ni más. Así pasaron varios días entre llamadas y mensajes. Me gustaba porque ahora la sentía más desinhibida. Más expresiva, más madura, más abierta. Llegamos al punto en que la conversación tomó tintes eróticos. Y llegamos al punto en el que casi tuvimos sexo en un autobús, recordando que los besos fueron tan intensos y largos. A tal grado que nos comenzamos a acariciar, ella me abrazaba y apretaba contra su cuerpo. Poco a poco nos tendimos ocupando los dos asientos del autobús, y como era de noche y un lugar solitario, pues no había problema que nos vieran, aparte iban dormidos. Nos besábamos tan apasionadamente. Nuestras lenguas se cruzaban, queríamos comernos. Yo acariciaba su cuerpo, ella se retorcía y soltaba unos gemidos ricos, era algo nuevo para ambos. Comenzamos a acariciarnos por debajo de la ropa, yo sentía su calor. Mis manos acariciaban sus pechos, su culo, que se me antojaba y que por cierto estaba muy durito y que grande era. Comencé a acariciar su vagina que ya estaba muy mojada. Estaba encima de ella simulando la penetración, ella se retorcía y gemía, estaba muy caliente de la cara. Le desabotoné el pantalón, sintiendo solo sus vellos púbicos en el autobús es algo incómodo. Pero nos tocábamos lo que más podíamos. Metí mis dedos en su vagina que ya estaba muy mojada. Justo cuando íbamos a lo más rico (la penetración). Nos dimos cuenta que ya habíamos llegado al lugar que íbamos, así que ya no se pudo. Después de eso ya no se dio la oportunidad. Así que platicando de eso nos calentamos. Hasta que ella me preguntó, te gustaría terminar lo que empezamos esa vez??? Yo moría de ganas, siempre la recordé muuy apasionada y cachonda, así que no dudé en decirle que si. Así que nos pusimos de acuerdo para vernos en un lugar y poder teeminar aquello tan rico que una vez iniciamps. Pero eso ya es otra historia...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.