El reencuentro con mi ex muchos años despues parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
9735 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Te gustaría terminar lo que empezamos esa vez??? Yo moría de ganas, siempre la recordé muuy apasionada y cachonda, así que no dudé en decirle que si. Así que nos pusimos de acuerdo para vernos en un lugar.

Decidimos elegir un lugar céntrico para ambos, acordamos la fecha y el horario, no lo podía creer, todo se dio tan rápido, sólo habían pasado unos días y ya nos poníamos de acuerdo para coger, en fin, yo estaba muy nervioso, no lo podía creer. El tiempo se me hizo eterno y por fin llegó, esa mañana nos estuvimos mensajeando mucho y hablamos más de tres veces, sobre como nos gustaría que fuera, como le gustaba hacerlo, que prefería primero, en fin, fueron conversaciones muy cachondas y subidas de tono, eso nos tenía excitadísimos, sólo esperé que diera la hora acordada y salí del trabajo.

Llegué primero que ella al hotel y esperé un rato, cuando por fin la vi bajar de un taxi, no lo podía creer, estaba mucho mejor que como la recordaba. Seguía teniendo una figura espectacular, sus pechos, su trasero, todo estaba en su lugar, ella llevaba un pantalón de mezclilla muy entallado, pero levantaba muy bien su trasero eso me enloqueció, cuando me vio corrió a abrazarme, nos besamos apasionadamente y por largo tiempo, sin antes decirnos nada, cuando ella notó mi erección, acertó al decir, "es mejor que entremos", yo sonreí y entramos. Una vez dentro, comenzamos a besarnos, nuestras lenguas se encontraban, queríamos devorarnos, ella me apretaba con sus brazos, me acariciaba todo, yo hice lo mismo, la atraje a mi cuerpo, le rozaba su vagina con mi ya marcada erección, eso le gustaba, gemía y se movía, contoneando su trasero.

Comenzamos a quitarnos la ropa poco a poco, su silueta era tan hermosa... le besaba el cuello, sus mejillas, sus labios, bajé a sus pechos su vientre, hasta llegar a su vagina. Estaba tan mojada y su aroma era tan suculento. Le meti la lengua saboreando sus jugos, ella se retorcía y gemía. De momento trepó encima de mí y comenzó a moverse simulando la penetración, me besaba el pecho y me hizo un oral que casi me vengo en su boca, ella me dijo, "espera, esos los quiero dentro de mí", eso me calentó mucho, así que la tumbé sobre la cama y de un solo golpe la penetré. Estaba tan mojada que mi pene entró sin complicación. Comenzamos a movernos a un solo ritmo. Ella gemía en gran manera y me apretaba con sus piernas, me besaba como si quisiera comerme.

Probamos muchas posiciones y en todas me sorprendía. Cuando puso su trasero frente a mí me enloqueció, era tan grande y hermoso. No dudé en cogerla de lo más rico, me movía lento y luego fuerte. Ella sólo gemía y cerraba los ojos, lo estaba disfrutando, no tardó en venirse y me lo hizo saber, pude sentir como su jugo resbalaba por mis piernas, era un buen espectáculo.

Después me cabalgó, lo hacia tan rico que tardamos así un buen rato, hasta que sentí como sus músculos se tensaron y me apretó con fuerza, empezó a temblar y gemir, balbuceaba pero no entendía nada. Hasta que después de un rato me dijo que se había venido nuevamente. Así que la puse en cuatro nuevamente y ahora era ella quien marcaba el ritmo, lo hacía tan genial que no pude evitar venirme. Ella me dijo "échamelos todos adentro. Quiero llevarme algo de ti muy en mi interior". Tuve una corrida muy genial, salió un enorme chorro de semen que se le escurrió por las piernas.

Nos quedamos tendidos un buen rato platicando, ahora si, de como nos había ido en todos estos años hasta que por mas de una ocacion nos besamos muuy apasionadamente logrando que entraramos en calor una vez mas asi que...

CONTINUARÁ...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.