Mi momento con las estrellas II

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2489 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

En la parte de arriba, como en el resto del Imagine, todo era madera, cojines y velas, faltaba la arena pero justo enfrente se abría el camino de luz que la luna deja en el agua. Me acerqué a la barandilla, aquí estábamos a solas, yo sabía que el hecho de estar en Tailandia entre gente me alejaba de la posibilidad de que me besase o de que yo la besase a ella, pero ahora… me di la vuelta mostrándole a la luna mi nuca y vi como ella se acercaba despacio, como el momento me alcanzaba. Elixir de flores surcando mi garganta mientras una lengua húmeda acompañaba el líquido a lo largo de ella y un dedo se deslizaba en línea recta desde mi ombligo hacia abajo atrapando la cinturilla de mi falda, con un movimiento rápido tiró de mí juntando mi cadera a la suya, y me susurró que me iba a besar mientras paseaba sus labios por mi mandíbula, mi boca ya la esperaba cuando la suya me atrapó voraz. Y su lengua descubrió la mía, y mi lengua acogió la suya y esta vez sí deseé más, mi cuerpo se abría y lo quería todo. Mis manos se aferraron a su contorno y palpaban aquel diminuto cuerpo que provocaba en mí un deseo nuevo, un deseo desconocido, impaciente y valiente, emocionante como las primeras caricias del despertar sexual pero con la experiencia de haber deseado muchos cuerpos. Y su dedo volvía a deslizarse suave de derecha a izquierda entre la cinturilla de mi falda y mi piel y descargas eléctricas volaban directamente desde su dedo a mi entrepierna mientras nuestros labios se devoraban. Y su dedo se transformó en cuatro lagartijas que ascendían revoltosas desde el ombligo por el esternón y atrapaban mi pecho liberándolo del sostén. Su respiración se aceleraba a la vez que rodeaba con cada una de sus yemas mi pezón endureciéndolo con cada roce. Sus besos comenzaron a descender buscándolo también. Y mi cuerpo se sumergía en fluido candente.

-Vamos a mi bungaló.-le dije vacilante.

Creí que no me había escuchado, pero cogiéndome de las muñecas y con ávida mirada caminó hacia atrás cruzando unas cortinas en las que no me había fijado. Dentro sólo había una ventana y un par de colchones sobre la madera del suelo. Con un par de movimientos me quitó la camiseta y el sujetador, y sus ojos volvieron a convertirse en los de un dibujo animado, decía algo en tailandés mientras hundía su nariz entre mi pecho.  Yo quería comenzar  ya con la exploración de la vía láctea y me fui deshaciendo poco a poco de su ropa para ir descubriendo aquellas estrellas escondidas. Las conté y saboreé todas, una a una hasta la más pequeña, cuarenta y ocho estrellas descendiendo sobre su pecho oscuro, pequeño y firme de pezones lilas y deslizándose por su cintura y cadera hasta esconderse en el interior de su muslo y allí me encerré, abrazándome a sus piernas que me apretaban primero para abrirse después. Me recreé en aquel vértice húmedo de placer que se contoneaba pidiéndome más, lamí su clítoris  y bebí de él hasta que su galaxia explotó. Y poco a poco comencé a retroceder sobre el camino ya explorado cruzando la marea en la que se había convertido su cuerpo, y al alcanzar su hombro aquel cuerpo que parecía rendido e indefenso me tumbó de espaldas, y sentándose a horcajadas sobre mis rodillas comenzó dócil a bajarme la falda besando el perímetro de mis bragas, corriendo el riesgo de quemarse rozando con sus labios mi piel. Me quitó las bragas mirándome a los ojos, yo también lo intenté, pero no pude, cerré los ojos y perdí mis coordenadas mientras que por el interior de mis piernas ascendían besos, mordiscos y caricias que creaban en mi interior una marea de excitación incontrolada.  Atacó mi vagina empleando dedos, lengua, nariz y labios, y yo ya deseé llegar, mi sistema respiratorio amenazaba con dejar de funcionar y mi columna vertebral llegaba a su punto máximo de curvatura, pero de repente amortiguaba el ritmo colándose con su lengua tersa por todos los rincones de mi vulva y mi espalda volvía a caer exhausta sobre el colchón. Desesperada y con el poco control que me quedaba sobre mi misma ordené a mi dedo corazón que fuese a liberarme de aquel tormento, pero su mano bloqueó la mía contra el colchón y su boca se encargó de darme todo lo que quería.  Y mi cuerpo detonó, todo mi ser se convirtió en millones de partículas que viajaban sin rumbo por el espacio.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed