Como me merende al novio de mi hija a mis 47 ! Tercera Parte !

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
14865 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Como le prometí contar, después de esa masacre anal que me dio el novio de mi hija, nos bañamos, ocurrió algo que tenía en mente mucho antes, ese mocoso tenía que ser mío de todas y por todos lados.

En eso le dije ven papito vamos al cuarto, llegamos al cuarto los dos desnudo, le dije te doy un masaje bebe, en eso se acostó boca arriba, pude ver todo su cuerpo firme, bien torneado, en eso saque un aceite para masajes y le empecé a untar, en todo su cuerpo, acaricie todo de él, unte mis senos en su cuerpo, en su cara, en sus  enorme instrumento, así, hasta que le dije date vuelta amorcín, le di vuelta, puse mucho aceite y empecé con el masaje, su cuello, su espalda pegaba mis senos en su espalda, con mis rodillas separe sus piernas, fui bajando mis senos hasta llegar a sus nalgas firmes, allí estuve untando un rato mis grandes senos en sus nalgas, mi pezón estaba durito y lo pasaba entre sus nalgas, así seguí hasta que abrí los nalgas y metía mis senos, estábamos empapados en aceite, empecé a besar sus nalgas y sin pensarlo metí mi lengua en su ano, pude sentir como suspiro de placer, solo pensé y lo que te espera mi niño, seguí devorando a ese mocoso, cuando la lujuria me gano, me recosté sobre sus cintura y sin pensarlo le metí el dedo completamente, intento zafarse y dijo no, no, solo le dije espera bebe, espera, se calmó, ya era mío, solo tenía que terminarlo de poseer, empecé a meterle el dedo despacio, suavecito, hasta que pude sentir como empezó a disfrutar, hacia círculos dentro de él, así seguí dándole más rápido y más, hasta que llegue al punto que estaba dándole tan duro que el solo decía no pare, no pare, en ese punto dije estás listo, baje el ritmo y empecé meter dos dedos, así seguí, ponía mucho aceite, luego metí un tercer dedo, podía sentir como su ano estaba dilatado, súper lubricado y el gozando, en eso le dije, ven, lo puse en 4 patitas en la orilla de la cama y empecé a besar su ano, gozaba mucho, mientras me coloque un arnés que tenía bajo la cama, era de 22 cm fue lo más grande que pude conseguir, cuando estaba listo y bien ajustado mi juguetito, le dije mi niño respira hondo bebe, el solo lo hizo, me pare, abrí sus nalgas y coloque el  instrumento en su entrada, sin pensar le deje ir la mitad, el grito muy fuerte, pero lo calme, le dije ya , ya, ya, calma, se quedó quieto y yo igual, en eso empecé a meterlo, sin pensarlo lo penetre totalmente, allí lo abrace por la cintura muy fuerte, el solo dijo, duele, duele, sácalo por favor, ya no sigas, lo volví a calmar, solo le dije ya bebe ya entro todo, es todo ya,  empecé  a sacar y meter, pude sentir como ese mocoso iba siendo mío, al poco tiempo estaba gozando, yo no podía parar de darle duro a ese canijo chamaco, era mío por todos lados, lo estaba volviendo totalmente mío, lo estaba profanando hasta mas no poder, estaba siendo poseído, esa una situación única me llenaba de lujuria, solo podía ver como su instrumento colgaba totalmente rígido, así seguí dándole rápido y sin piedad alguna hasta que puede escuchar como bufaba de caliente, solo grito  me vengo, me vengo, lanzo chorros de semen, se vino un buen, pude sentir llego mi orgasmo de los excitada por hacerlo mío, baje el ritmo, el solo dijo, ya, ya por favor, ya para, para, en eso me quede quieta, pude ver como ese ano estaba bien abierto y enrojecido por mis embates, en eso poco a poco fui saliendo de él, al salir de él, se recostó en cama y quedo en silencio.

Lo había logrado, ese yernito había sido mío totalmente. Pasaron 2 o 3 minutos, lo volteé, podía ver su cara de pena. Sentí excitación de verlo doblegado ante mí, le dije tranquilo bebe, es normal lo que te hice, le pregunté, "¿te gustó?" Solo dijo "sí, pero es algo diferente y nuevo". Nos quedamos recostados, pasaron 20 minutos y nos volvimos a bañar. Al final salió de la casa, pero antes se giró y dijo, "¿cuándo quiere que venga de nuevo?", solo le dije, "tu dime amorcín", sonrió y dijo "vengo mañana a la misma hora". ¡Ya era mío!


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed