Cuento de Invierno

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
199 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

(Hace casi un año me lo regalaron esta historia... Y hace varios meses, 7 aproximadamente  la persona que me la dio me dijo que porque no la publicaba y mejoraba tal vez unas cosas, pero la verdad es que a mi me gusta tal y como él lo escribio)

Había una vez un muchacho que le decían loco por que él creía en hacer posible lo imposible, la gente lo miraba como un bicho raro por tener ideas muy exactas y por una personalidad diferente a los demás, a él le gustaba pensar que las cosas en que creía se hacían realidad, con solo un empujón.

Con todos esos pensamientos tan básicos para algunos y tan pocos reales para otros él seguía su camino como un buen aventurero que seguía el camino de la vida, a veces las cosas le salían mal pero de eso el sacaba valiosas lecciones, que tarde o temprano lo usaba como consejos para los demás.

Un día emprendió un viaje a lo desconocido, un lugar que nadie se atrevía a llegar, “realidad” como le llamaban algunos seres mágicos, él a pesar de tantas advertencias que recibía decidió emprendió su viaje, y poco a poco se fue dando cuenta de que las cosas eran imposibles por más que le haya buscado una solución lógica, él seguía caminando y a veces vagando por no encontrar rumbo, pensó en caer en la desesperación y de a poco se impacientaba por perder el camino, pero en el fondo él sabía que no podía ceder tenía que llegar a su destino la “realidad”.

Cuando llego a un sendero que lo llevaba a un pueblo tranquilo, él decidió descansar por varios años en ese lugar, solo para reflexionar si seguir con su camino o no.

Después de haber llegado a un hostal, pensó se asomaba una gota de arrepentimiento en sus ojos… hasta que de repente se acordó de hacer posible lo imposible por mucha dificultad que tuviera, seguía leal a sus ideales, decidió buscar un trabajo estable para remunerarse y seguir su camino, él sabía que le tomaría tiempo pero que para él la paciencia es una virtud no tenía apuro.

El tiempo pasaba el más trabajaba, no se daba por vencido, porque si de algo le inculcaron desde niño es que “para aguantar  la vida con dificultad hay que tener mucha tenacidad” él seguía todos los días del mes hasta completar varios años, en lo que pasaba del tiempo trabajando él se dada cuenta de que le faltaba algo, o tal vez no faltarle sino compartirlo con alguien, se imaginaba todos los días que la luna lo visitaría en forma de una bella mujer, que aparecería por su ventana o incluso que lo cuidaría en sus sueños, pero de a poco su imaginación se iba esfumando ya que el trabajo lo tenía bastante monótono y solo pensaba en lograr llegar a ese lugar llamado “realidad”.

Un día trabajando él se dio cuenta de que iba y venía gente nueva, gente curiosa muy misteriosa, eso a él le causaba mucha inquietud por no entender lo que sucedía, pera era suficientemente tenaz para saber lo que hacía y solo se preocupaba por el mismo, a lo que cuando decidió tomar un breve descanso para ir al baño, cuando volvió sintió que el aire cambio, el tiempo se detuvo, todo el cansancio que tenía acumulado se fue como por arte de magia, él no entendía que pasaba, incluso se llegó a asustar por lo que acontecía en ese instante, hasta que entendió el porqué de las cosas, el porqué del todo, y fue cuando la vio, a una pequeña y hermosa mujer con un café que te quitaba el insomnio en las madrugadas, con unos labios que si te atrevías a besar te dejaba en el infinito, con una piel que si la rozabas, sentías que sabía a el cielo y el infierno juntos.

El asimilo todo eso con su imaginación respecto a la luna, se preguntaba si era ella, él no se dio cuenta que ella tambien lo miraba, lo miraba con tanta curiosidad, con tanta ternura, con mucha sutileza, lo miraba y él se dio cuenta al final, pero no supo cómo reaccionar, siguió con su trabajo y ella también.

Mientras los días transcurrían, los cruces de miradas entre ellos era inevitables los dos querían saber el misterio que escondían, por muy malo o muy bueno que sea, querían saber el uno del otro… hasta que ocurrió lo inesperado, los mandaron a trabajar juntos, él no supo cómo reaccionar y ella tampoco, hasta que uno de los dos se presentó “Hola, me llamo Metztli”, él nunca pensó escuchar un nombre tan raro pero como que le gusto en el fondo, él sabía que lo había escuchado en algún lugar pero no recordaba donde, “Me llamo Tonatiuh”, sin darse cuenta sonrieron al mismo tiempo cada vez que escucharon el nombre, y fue en ese instante cuando la curiosidad se les notaba por los poros, por un breve momento se ruborizaron porque no sabían cómo ocultar ese momento, simplemente se dejaron llevar.

El tiempo pasaba y ellos más se iban acercando, más curiosidad sentía, más misterios resolvían con sonreír y reír al mismo tiempo, pensaban que eran eternos esos momentos, al muchacho se le había olvidado por completo su objetivo, de llegar a la “realidad” se quedó en esa magia eterna que brotaba en la sonrisa de es bella mujer.

El tiempo paso y no se inmutaron, ella tenía un pasado aún por resolver, a él le costó asimilarlo, pero aun así acepto el hecho de que las cosas mejores tardan en llegar, pasaron muchas cosas en esos días de trabajo, las sonrisas entre ellos eran escasas por que la intensidad del trabajo aumentaba, las mañas que tenían ambos a veces eran insoportables, pero aun así se aguantaban como, aguanta un zapato después de estar todo el día de pie.

Un día bastante tenso ella le dijo al muchacho que tenía que realizar un viaje a un lugar llamado “paz” él nunca había escuchado de ese lugar, le pregunto qué porque iba a ese lugar, le contesto “es un lugar donde te ayuda a resolver las cosas del pasado”, donde dan consejos de oro, donde puedes ser escuchado sin ser juzgado, donde puedo calmar mi alma y así empezar de 0° a él le costó asimilarlo, pero le dolió más que nada aceptarlo por el simple hecho de que es un viaje que toma días e incluso meses, “ok ve con cuidado tu sabes que te estaré esperando con la misma sonrisa y la misma mirada de como fue el primer día en que te vi” esas palabras hicieron que el corazón de Metztli se hiciera en llanto, ella sabía que no podían aguantar las ganas de estar juntos, pero su prioridad era sanar su alma y su corazón.

Antes de marcharse él la beso tan fuerte, que eso fue el impulso que necesitaba en el motor de arranque de su corazón, hasta que emprendió el viaje.

El tiempo pasaba y él no sabía nada de ella, llego hasta pensar que ella se olvidó de él de su cariño de sus momentos juntos en el trabajo de todo, fue aceptando las cosas viendo como sus ideales volvían y como había perdido la noción del tiempo, no tuvo más remedio que aceptar las cosas por completo y volvió a su rutina de trabajo volviéndose monocromático una y  otra vez haciendo lo mismo en un solo orden.

Hasta que un día decidió emprender el viaje que había pausado en su respectivo tiempo, agarro su bolso guardo lo más importante y dejo la mitad de los recuerdos en ese pueblo, él ya había obtenido el dinero suficiente para partir, emprendió el rubro, pero ahora se había vuelto más frio menos nostálgico, en el fondo pensaba que era algo malo, pero lo ayudo a no perderse en sí mismo y en no caer en los profundos pensamientos de la duda.

A punto de llegar a “realidad” le paso algo mágico nuevamente, sintió ese aire que lo envolvió alguna vez, ese cansancio de tanto caminar se esfumo como en aquel entonces, y fue cuando se detuvo el tiempo que la vio de nuevo en su mismo camino, él sorprendido no se dejó llevar y la miro, la observo con mucho cuidado, con mucha admiración, se veía diferente, se veía más hermosa, más dulce, más tierna, más fuerte.

Cuando vio que estaba en su camino él susurro su nombre y la saludo, “Hola Metztli” ella volvió, lo miro con los ojos nublados a punto de llover, y lo abrazo tan fuerte que fue cuando los dos se dieron cuenta de que la magia aún estaba viva, fue un abrazo que se quedó en la eternidad, ni el calor que sentían en ese instante los separaba, se miraron al mismo tiempo de ese gran abrazo, sonrieron, rieron, y se besaron como si el ayer no importara más que el ahora. “¿Pensé que ibas a la PAZ que haces camino a la REALIDAD?”, “este es el camino” le respondió, él extrañado con eso que le dijo, no encontraba el sentido a nada de lo que hiso en su viaje, ella pensó igual que él en ese instante, los dos se miraban con mucha inquietud y algo asustada la muchacha, por sus mentes pensaban si se habían extraviado, pero no perdieron la calma, y pensaron los dos para buscar una solución a su problema, como encontrar el camino a “Realidad” y a la  “Paz”.

Anonadados por dicha situación en ese instante, aparece un ser mágico, que los ve parado en el camino pensando que hacer y que no, se acercó amablemente para preguntarles que buscaban, ellos de dijeron a los lugares que iban, el ser mágico se rio y les conto que para llegar a ese lugar deberían pasar por el “Amor”.

Si ustedes quieren llegar a la Realidad y a la Paz, deben conocer el Bosque del Amor antes que nada, para poder conocerla Realidad deben haber sobrevivido a el amor y  para llegar a la Paz deben saber sobre el Amor, así que mi mejor consejo es, quieran y aprendan a querer, escuchen y aprendan a escuchar, léanse todos los días las miradas, escríbanse como si no hubiera mañana, y vivan con el miedo de haber vivido la vida como corresponde, vida no vivida, crean en la magia que los envuelve, si están preparados para eso, con gusto los guiare a la entrada principal del bosque”.

Al escuchar las palabras del ser mágico no tuvieron más opción que ir y afrontar cualquier cosa que estuviera en el bosque, se sentía el miedo de ambos, pero aun así estuvieron sostenido de las manos porque sabían que juntos podrían lograr hacer posible lo imposible. Al llegar a la entrada del bosque el ser les dijo una última advertencia “pase lo que pase, piérdanse el uno en el otro, que la magia los envuelva y que el amor es lo más importante para pasar cualquier barrera”, al escuchar esas palabras se besaron, se miraron, sonrieron y tomados de la mano entraron al bosque del “Amor” para enfrentar lo que sea.

(Me demore un par de meses en transcribirla al computador, porque fue un proceso que hice por partes, la historia esta tal y como la escribio el autor, no le he cambiado ni mejorado nada, espero les guste)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com