LA VOZ INTERIOR 3

Por franciscomiralles
Enviado el 11/07/2018, clasificado en Cuentos
174 visitas

Marcar como favorito

Aquel mismo fin de semana al sensible Arnau le tocó llevar a sus dos sobrinas pequeñas al

Parque zoológico a ver las fieras. Iban por aquella zona rodeada de césped y palmeras

deteniéndose ora en un departamento, ora en otro viendo a los animales que se exhigían allí,

y las sobrinas reparando en una máquina de fotografiar que llevaba su tío colgada en

bandolera, le instaron a que las fotografiase junto a un recinto donde habían unos primates

comiendo chucherías.

Arnau solícito se dispuso a complacer a sus sobrinas; accionó el  dispositivo del aparato y al

momento salió  la foto revelada. Lo que el hombre no se esperaba ver era que justo al lado de

sus sonrientes sobrinas apareciese un poco borrosa la presencia de su desaparecida amiga

Montse.

Arnau más blanco que el papel les mostró a las niñas la foto, sin señalarles quién era aquella

figura fantasmagórica.

Efectivamente a principios de aquella semana Andrés presentó a su amigo Arnau al

investigador de fenómenos inexplicables en su casa que estaba situada en Sarriá, que es un

elegante pueblo colindante con Barcelona. Éste era un sujeto alto y delgado llamado David

Sanchís que llevaba puesto un jersey negro de cuello alto, y unos pantalones del mismo

color dando a entender con aquella informal indumentaria que estaba rn otra onda distinta

a cualquier convención social. Éste recibió a los dos amigos con una educación exquisita, y

enseguida les invitó a que expusieran el motivo de la visita.

Arnau tomó la palabra, y le contó a David Sanchís todo lo que le había acontcido. Desde la

misteriosa "Voz" interior que oyó en la tienda de confección, hasta lo que le sucedió a su

difunta amiga Montse, la cual se había quitado la vida con una sobredosis de barbitúricos en

un hotel de un pueblo de la Costa, hasta la aparición espectral en la foto que hizo a sus

sobrinas en aquel parque, por lo que el joven se sentía muy desconcertado.

Seguidamente el parapsicólogo de un cajón de su escritorio sacó una máquina de fotografiar

con un carrete nuevo, e instó a Arnau a que fotografiase un jarrón que había encima de una

mesita que había en un rincón. El visitante obedeció, y justamente la foto mostró junto al

mueble la presencia de la malograda Montse. ¿Se trataba del alma en pena de la chica que

seguía a todas partes a su amigo?

Acto seguido el parapsicólogo fotografió con la misma cámara dicho jarrón, pero la figura de

la enfermera brillaba por su ausencia.

- Bueno, tal vez tu amiga no quiera saber nada de  mí - dido David bromeando-. El fenómeno

de la foto es muy similar al célebre caso de los años 60 del fotógrafo americano Ted Serios,

que plamaba sus pensamientos en su cámara; lo que había en su mente. Tú aprteciabas de

veras a esta mujer y por eso la tienes presente en tu pensamiento, por lo que ha salido su

imágen en la foto que has hecho tú.

Entonces el investigador quiso comprobar el grado de percepción extrasensorial que Arnau

pudiera tener; éste estuvo de acuerdo y ambos se adentraron en el interior de una habitación

de la casa en la que había una silla y una mesa vacía. Una vez que Arnau se acomodó en el

mueble, David le sometió a un estado de relajación. Una vez que el visitante hubo entrado

en una fase mental de duermevela, David le iba mostrando las famosas cartas ZENER que las

había inventado en los años 20 un psiquiatra noreamericano llamado Karl Zener, en

colaboración con un colega llamado Joseph B. Rain, en las que habían sencillos dibujos tales

como cruces, ondas, y cuadrados. Arnau por tanto tenía que adivinar mentalmente por su

aguda intuición un porcentaje elevado los dibujos de las cartas. Y se demostró que el

impresionable Arnau tenía un alto grado de dicha percepción extrasensorial.

- Vaya, por lo que parece yo  soy propenso a tener de vez en cuando fenómenos de

transimisión de pensamientos con otras personas - le dijo Arnau al parapsicólogo-. ¿Y eso es

todo?

- Es bueno dejarte guiar por la intuición, que te puede ayudar a no meterte en situaciones

nefastas; aunque lo correcto es poderlo constatar con la razón - respondió David.

- ¿Y existe la posibilidad de que una energía, una parte oculta del ser humano pueda

trascender hacia otra vida? - inquirió el visitante que en el fondo era la cuestión que más le

importaba.

El parapsicólogo le mostró una barra de hierro que estaba dentro de un tubo de vidrio  que

estaba totalmente retorcida por el poder de la mente de una mujer andaluza, cuyo

experimento se había hecho ante otros tantos investigadores.

- Es posible que haya una energía humana como la que ha torcido esta barra de hierro, que

contenga un estado de ánimo de quien sea que vaya a otra dimensión.

Arnau pasaba por una mala racha, porque a las pocas semanas de haber ido a visitar a aquel

parapsicólogo, sufrió un ataque de apendicitis aguda, y tuvo que ser intervenido

quirúrgicamente en el hospital en el que había trabajado su gran amiga Montse.

Tras la operación, que fue muy bien, el paciente fue trasladado a su habitación, y cuando a

penas hubo vuelto en sí de la anestesia, notó que a su lado había "álguien" que velaba por

él.

- ¿Quién eres? - preguntó Arnau a la figura.

La figura irradiaba una diáfana luz en todo su entorno; mostró su rostro y Arnau si ntió una

punzada en su vientre porque reconoció a su amiga Montse.

- ¡Eres tú! - exclamó él.

- Pórtate bien - dijo la presencia, que daba la sensación de querer seguir con su trabajo de

cuidar a los enfermos.

Cuando Arnau se hubo recuperado y se lo contó al parapsicólogo David, éste le contestó:

- En los hospitales suelen pasar muchos casos así. Unas veces son huellas psíquicas de gente

que ya no está aquí, pero otras... sugieren una vida sobrenatural. Y es que la materia y la

energía ni se crean, ni se destruyen, sino que se transforman.

Y Arnau sonrió esperanzado porque pensó que al menos su amiga Montse podía vivir de otra

manera a la de la Tierra.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com