La Naranja Inquieta

Por
Enviado el , clasificado en Infantiles / Juveniles
482 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

mbién él con miedo, curioso; hasta que... snif snif,, con su naricita sobre la piel de la naranja... y el olor lo espantó. Corría el gato, en sentido opuesta a la naranja... Claro no era la pelota de lana y a Miyiyo no le gustaba la naranja "uff" la naranja, se puso contenta y redonda otra vez y al irse agrandando de a poco se cayó dentro de un huequito... ¡se movió nuevamente! así que aprovechó y siguió su fuga.

Encontró un árbol de naranjas y otras como ella, estaban al pie del árbol.

-¿Adónde vas?- le preguntó una esbelta naranja-.

-Me escapé de la cocina; estaba donde ponen las frutas, todas mezcladas sobre la mesa--

-Ah, cambiaste de idea!-.

-Si, no era cómodo, además no me gusta el perfume de la manzana y menos el de la banana-.

-Sufriste-

-No sé qué es eso, pero también había otras frutas viejas... y las moscas alrededor... muy molesto ¿viste?-

-Quédate acá, somos tus hermanas, tenemos espacio, hay aire...-

-No es mala idea, pero me van a llevar otra vez a la frutgera...no, no me voy; cayò en ese momento una naranja madura del árbol, que le pegó de costadito y ...¡qué suerte! otra vez a moverse y rodar; pero esta vez a mayor velocidad, fuerza y al llegar a la calle ya no era una fruta, se haabía convertido en uhna pelota de fútbol; el orgullo se apoderó de ella, la miraban todos, no la asustarían los gatos, pensó.

La pelota seguía su rumbo hasta que se vio rodeada de chicos que la pateaban de un lado para otro. Claro, jugaban a la peloa, pero ella, que recibía patadas sentía dolor, aunque podía resistir aún.

Se sentía mareada de tanto correr y elevarse y volver a correr. En una de esas cayó sobre un coche que pasaba, rompió el espejito y  ... ¿qué pudo suceder? gran lío. Se empezaron a pelear el dueño del auto y los que jugaban . ¡Qué suerte! Yo hice el desastrel... parece que no me vieron ja ja ja se peliaron por mi culpa- decía la pelota, -qué tontos!... Y bueno... amí me pegaron bastante ya.. En su rodar volvió a llamar la atención de otros chicos, pero éstos eran más grandes ¡uy, uy uy! Lo que me espera- se dijo; y así fue, recibió tal patada, que subió un montón de metros por el aire y -cuando caiga!... Cada vez peor- Y de pronto se dio cuenta que subía cada vez más y mas y veía todo chiquitito; también los que habían jugado con ella miraban cada vez desde más lejos y lo últmo que la pelota vió, eran dos naranjas en lugar de chicos.

Subía, brillaba, crecía en tamaño, no era un pelota de cuero, era de otro material. Además transparente.l.. Pero también así había algo que no le gustaba... aviones que se loe venían encima...-uy quien me puede salvar de esto uy uy! Uooooooh, pasó y estoy iguaol- claro era una inmensa nube por la que pasó el avión y siguió, -qué loco, quiero esto, quiero esto, yo sabía!

Había algo mejor para mi! que la frutera con las bananas y las manzanas-

Soy una nube panzoooona y hasta puede pasar un avión a través de mi cuerpo, aparte veo todo, todo el mundo...!-

o


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed