Lo9s Gatos y El Cielo (de mi libro Cuentos para Probar y Colorear

Por
Enviado el , clasificado en Infantiles / Juveniles
706 visitas

Marcar como relato favorito

Mirando las estrellas estaba el gato blanco, sobre un tronco humedecido por el rocío de la noche. -Qué bonitas! Tantas pelotitas juntas. Cómo podría ser de divertido mi día- pensaba el travieso gatito.

-Aparte podríamos jugar diferentes partidos, con todos los gatos que somos acá-

En eso de la contemplación estática apareció otro gato y otro y otro... y al final todos ellos que volvían de sus andanzas y se encontraban para dormir, también descubrieron ese mar de luces en el cielo. Pero, no todos pensaban que eran pelotitas.

Para unos eran ojitos de otros gatos que les hacían guiños; algunos más ilusionados decían: -son gatas y parecen ser muy lindas si sus ojos brillan tanto y nos miran desde tan lejos, ¡uy, uy!-

-Callen- decía el primer gato -¿cómo van a ser gatos como nosotros y qué harían ahí, todos juntos mirando hacia abajo?-

-A lo mejor- decía el viejo gato a rayitas -ya son angelitos, ya vivieron acá y ahora están flotando allá arriba....o como apoyados en la ventana-.

La gata preciosa con su cola a lunares, preguntó -¿ y qué tal si empezamos todos juntos a mirarlos fuerte, quiero decir sin pestañar. A lo mejor... nos responden de alguna forma no?... total ¿qué nos cuesta?-

Efectivamente todos estuvieron de acuerdo con ella y se pusieron lo más cómodamente posible a mirar el cielo.

Todo se mantuvo igual por largo rato; sólo se oía el ladrar de perros, el ruidito de las hojas movidas por el viento... y todo el gaterío con sus ojitos abiertos.

Juntitos, apoltronados en la blandura del otro, comenzaron a sentir sueño, pereza y a decir verdad, algunos ojitos pestañaban mas rápido, hasta que finalmente no se volvieron a abrir. Desde el cielo ninguna señal los conmovió y en un tris todos quedaron dormidos, roncando y en silencio.

Pero algo comenzó a cambiar en el ambiente. Zumbaba más fuerte el viento y la comunidad gatuna sobresaltada, se dispuso a buscar más protección en otros lugares.

De repente el gato blanco gritó -¡miren, vienen hacia nosotros, miren el cielo!

Los gatos recién despabilados se fregaron los ojos y a coro emitieron un ¡uauuuuu!

Un cielo negro, sin ojitos ahora, escupía fuertemente, bolitas blancas.

Los gatos en su desconcierto y a la vez ilusionados pensaron que era la respuesta que tanto ansiaban. Pero no...

Era una tormenta de granizos.

De modo que el gato blanco acotó -yo tenía razón y se cumplió mi deseo...¡uuuuuuu! juguemos con las pelotitas.... bahhh pero desaparecen pronto y ¡qué frías son!.... Pero no pierdo las esperanzas de que otro día sean verdaderas...

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed