Seguramente al sol ya no quede nada. Parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
307 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

El señor Sol abre sus ojos y bosteza, es hora de trabajar, camina despacio, al final a cabo ¿quién lo necesita?, aún así debe trabajar. De manera perezosa sube al cielo, ahí puede ver al niño radiante. Claro como pudo haberlo olvidarle, ese niño le espera día a día para que pueda seguir su camino, no le puede defraudar. Trata de sonreír pero no hay éxito, mira de reojo y ve a la señora Queso reírse de él, se sonroja, el calor se le sube a la cabeza. En su mente dice, es hora de levantarse pequeña alma. A la señora Luna le gusta verlos, por ahora es así.
******************
Los rayos del señor Sol le llegan a los ojos, no tarda en levantarse, se había acostumbrado a levantarse a la menor estimulo, debía . Casi siempre era así, su hermanito mayor yacía delante de él, mirándolo, ¿mirándolo?, ¡NO!, ese no era su hermano,¿quién era?. El pánico lo invadió. No importa, debe correr. Se apresura a incorporarse. La sombra se limita a observarlo, no hay cambio. Solo eso. El pequeño no logra ver su rostros, solo ve su silueta, una sombra. El pánico aumenta cada vez más. ¿Sera el fin de esta corta aventura?.
La silueta se acerca, no hay intensiones asesinas, ninguna en particular, nada. El pequeño cierra sus ojos a la vez que salta hacía un lado, cualquier lado no importa solo quiere alejarse pero tropieza, cae. La silueta lo mira, se miran uno al otro. La silueta mira hacía un lado. El pequeño no pierde esta oportunidad, se levanta de un salto y empieza su carrera a cualquier lugar menos ahí. Pero la silueta lo alcanza en cuestión de segundos, lo sostiene del hombro, lo detiene. ¿Cómo podía un niño hacer frente a la fuerza de un adulto?. Imposible para él.
-¡Hermano ayuda!- Gritó el pequeño, pero no hubo respuesta. El hombre solo observo a los alrededores. Nada.
-So, tranquilo, niño, no trato de hacerte daño, porque si quisiera lo hubiera hecho mientras dormías,¿sabes?. Piénsalo- Le dice mientras señala su cien, en gesto de razonar. Mientras miraba a su alrededor en búsqueda de algo. El acto de que reconozca que podía hacerle cualquier cosa mientras dormía, perturbo mas al pequeño.
-Mi hermanito me dijo que no hable con extraños, más si se ven sospechosos y ver a un niño mientras duerme creo que es muy sospechoso- Dice reprochandole, mientras trataba de aflojar su agarre.
-Un hermano sabio, pero solo quería hablar contigo, hace mucho que no me encuentro con otra persona, -Le mira a los ojos, puede verse un poco de soledad..- Hablar puede ser fundamental para no perder la cordura, ¿sabes?
-¿Es así?, no lo sabia- Mira hacia abajo buscando una respuesta, pero solo observa como unas hormigas comen un insecto, ¿lo comen?.
-Bueno, no se, creo que es fundamental, eje.- Se ríe y se ve un poco penoso.
-Y, ¿ de que quieres hablar?, ¿me dejaras ir luego de hablar?, ¿verdad?- Le interroga esperanzado de poder continuar su viaje, ¿a dónde se dirige?.
-¡Claro!.Me alegra que seas compresible, pensé que me obligarías a atarte en un árbol y hacer que me escuches, me alegra que no tenga que hacerlo, ¿sabes?, te dejare hacer lo que quieras luego de hablar- Lo mira a la cara con alegría. Parecía que había cumplido su objetivo.
Caminan hacía donde durmió el pequeño. El hombre no pregunto sobre donde estaba el hermano del pequeño, sentía que no debía mencionarlo. El hombre le pregunto si sabia la razón de por qué el mundo estaba así. Trato de iniciar la conversación con éxito. Lo que el pequeño lo negó con la cabeza y así murió la conversación.
-Me contaron hace mucho- Dijo el hombre mirando al cielo- que los humanos trataron de conquistar la naturaleza, la destruían a su antojo, lo formaban a su imagen, ellos estaban en todos los lugares, en los bosques, en esos lagos inmensos, lagos que uno no puede ver su fin.- Le pregunto al pequeño si sabia a que se refería, cosa que el pequeño negó- No sabes, eh. No importa, imagínate un lago sin fin,hmmm...continuando, ah si, ya que la Madre naturaleza se veía amenazada, así que trataba de reducirlos, trataba de mantener el equilibrio de sus números con fenómenos naturales, la Madre se decía así misma que los que caían no tenían la culpa, sino que era algo que debía de suceder, la Madre lloraba mientras veía a sus hijos caer ante sus fenómenos. Era algo que debía de hacer para que ellos puedan vivir aún más, quizás entren en razón dentro de unos años, se decía. Un sacrificio que debía de pagar. ¿Sabes? los años pasaban pero el humano no se paraba a ver a su alrededor como sus números caían, sino que se preparo, construyo montañas con el fin de protegerse, los números aumentaban, algo debía de hacer la Madre. El hombre enfermo a la Madre, la Madre trato de defenderse, los fenómenos ya no causaban efecto, entonces la Madre murió, por eso es así como lo conocemos, vivimos sobre la madre que falleció, pero, ¿sabes?, somos como las células de un cuerpo, si el huésped muere eventualmente moriremos, aunque tratemos de evitarlo igual moriremos. Disculpa si cambie el ambiente , pero tenia que decirlo, llevaba mucho tiempo queriendo compartir esto. Gracias por escuchar. ¡Oye!- Lo dijo al ver que el pequeño se marchaba- sabes ¿por qué te miraba cuando despertaste?, porque.... me recordabas a un ser muy querido- Miro hacia un lado, se mordió el labio, volvió la mirada cargada de tristeza.-Por eso, hmmm, puedo viajar contigo, ¡te protegeré!, ¿qué dices?. Tener a un adulto como acompañante te ayuda en muchas cosas, imagina que quieres alcanzar un lugar alto, ¡no podrías!, entonces quizás pienses "como me gustaría tener a un adulto aquí", eh, eh. Genial, ¿verdad?.
-Pero no te conozco, creo que no puedo confiar en ti, mi hermano dice que hay gente que se quiere aprovechar y no me gusta que me vean mientras duermo.-El pequeño mira hacia dentro de su refugio improvisado buscando una salida.
-Eso es.... correcto, pero, ¡ya sé!, a lo mejor podemos conocernos mientras viajamos hacia donde nos ampare el destino- Señala el infinito queriendo enfatizar- recuerda que si hubiera querido hacer algo, lo hubiera hecho mientras dormías, ¿que dices?. Vamos, se que te seré de mucha ayuda.
-Suena difícil rechazarlo si lo dices así. Creo que podemos conocernos, pero deja de usar ese argumento de cuando dormía, por favor, me da escalofríos. Vamos sigamos hablando mientras continuamos el viaje- Hace una seña para que se acerque, el pequeño toma su mochila que siempre lleva consigo, pero ante la aparición del hombre estaba dispuesto a dejarlo.
-¡Oh!, gracias, pequeño.- Lo dice con mucha alegría.
Quizás se vea que caminan como una familia, si se podría decir eso. Cada uno tiene una historia y una razón. El mundo es cruel, ellos lo saben, lo experimentaron y lo experimentaran.
******************
El tiempo había pasado desde que habían comenzado a viajar juntos, sobrevivieron juntos, pasando por momentos difíciles, pero con la habilidad del hombre pudieron avanzar. El hombre cazaba. El pequeño le ayudaba con su limitado conocimiento adquirido de su hermano. Le decía que su hermano era tímido,y cuando le preguntaba dónde estaba, solo se limitaba a sonreír, se reía el pequeño, el hombre no sabia que decir. Solo devolvía la sonrisa con incomodidad, siempre era así cuando hablaba de su hermano. Rabia días donde hablaba con su "hermano", el hombre no insistió en ese tema. Solo pensaba , "pobre niño, ¿qué cosas ha vivido?".
No tomo mucho tiempo para que el pequeño tomase confianza y cariño al hombre, le contaba, se reían, sobrevivían. Era feliz, pero la cruel realidad no tardaría en golpearlos, lo sabían pero no lo decían, era una regla no escrita. El hombre le enseñaba sus métodos de caza al pequeño, a la vez que el pequeño compartía su limitado conocimiento.
Los días volaban, y ellos caminaban en ese frió mundo, la comida escaseaba más, era una época difícil y lo seria más. Hasta que ese día llego ... un segundo, un observador, dos personas y sus dos mundos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.