NATILLA A DOMICILIO

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4045 visitas

Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Acababa de llegar el técnico que iba a reparar la tostadora y yo estaba todavía con mi bata de dormir y así tuve que recibirlo. Como si no estuviera ni siquiera viéndome dijo con voz normal:
–– Buenos días señora Aufberg cómo está usted aparte de muy saludable.
Con toda la amabilidad que pude le dije en respuesta:
–– ¡Señor Kuzelka! gracias por venir, espero que no le incomode que lo reciba así.
–– No hay de qué preocuparse, voy a estar solamente hasta que haga funcionar su tostadora porque tengo otros compromisos para esta mañana.

Yo estaba pasando una esponja por un armario en la sala, el viento soplaba despacio y cada cierto tiempito la bata se me levantaba. Lo vi tan metido en su trabajo que pensé que no me estaba mirando pero la verdad es que sí lo hacía. La tostadora estuvo funcionando muy bien para que yo le ofreciera un poco de pan tostado con mermelada.
Luego le dije:
–– Señor Kuzelka, aquí está también la calentadora de agua de la que le hablé.
Mientras le muestro la calentadora que uso para mojar mis pies en agua tibia la bata se me levantó más arriba de lo que yo pensaba. Él sonrió aceptó arreglar también la calentadora agregando:
–– Esto sí que es una buena forma de trabajar, que los trabajos sean tan fáciles y aparte ser atendido con tanta amabilidad.

No quiso ser más directo pero yo entendí que le gustó verme los muslos y también la cáscara ya que mi prenda interior es transparente. Me quedé junto a él dejándolo disfrutar de su trabajo de verme y hasta de acercar un poco su nariz hasta mi ingle. Terminó de arreglar la calentadora de agua y estaba por salir pero yo le pedí que se quedara mientras yo probaba la calentadora. Su mirada se volvió vorazmente loca cuando tuve que separar las piernas lo más que pude.
–– Señora Aufberg no le dé mucho calor al dispositivo.
–– Usted también debería aprovechar para relajar sus pies señor Kuzelka. Y nuevamente espero que no le incomode que me despoje de la bata frente a usted.

Para relajar los pies en la calentadora sus muslos tenían que estar sobre los míos y además apoyar sus manos en mi cintura. En ese momento me dijo mi nombre en vez de mi apellido.
–– ¿Sabes Kimber? esto está muy bueno, tienes la piel ideal para hacerme sentir relajado.
A eso yo contesté:
–– Pues te diré, Allen que la idea es que quedes no solamente relajado sino también satisfecho.

Canceló toda la agenda que tenía para esa mañana, me quitó la braga y así nos fuimos al patio ya que necesitábamos un lugar donde circulara aire. Pero él seguía vestido la que estaba desnuda era yo. Él me frotaba cada vez con más ganas y yo me puse de loca también a tocarle su artefacto. Me daba dedos pero no terminaba de darme del que yo quería que me diera. Le tomé el pepino ese que tenía ahí y por encima de sus pantalones lo acerqué a mi cascarita.

–– No sabía que aparte de todo también eres muy original en esto Kimber.
–– Deja de hablar bobadas que lo que me hace falta es esa pasta dulce que fluye de tu tubito.
Y así fue, me dio como tres veces seguidas.
–– Ahh, Allen dame más duro, dame amor mío que me pones... aahhh! aaayyy! tan duro no que me duele... aaahhh, aaahhhh...
–– Aí me gusta que grites Kimber, como lo que eres, toma esta para que grites mejor
–– aaaayyyy...!!! ya, con cuidado que me rompes, aahh... aaahhh... dame así, aaassshhhiii!
Cuando por fin le extraje su natilla linda que tiene, el lo que hizo fue meter su artefacto en el interior y cerrar la cremallera. Pero yo seguía desnuda para él. Le pregunté cuanto le debía por el arreglo de la tostadora y la calentadora. Me dijo:
–– esta tarde vengo porque mañana tengo el día libre así que ve cómo haces para que la casa esté sola.
–– voy a estar sola y espero que vengas con más ganas para que me pongas a sufrir más que hoy, como nos gusta.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.