Termogénico Tercero... (Fantaciencia Neosurrealista)

Por JoelFortunato
Enviado el 10/10/2018, clasificado en Ciencia ficción
74 visitas

Marcar como favorito

*** TERMOGENICO TERCERO ***

(Cuento Fantaciencia Neosurrealista)

Nada parecía distraerlo, y abandonó el planeta.
Pensó en los minutos elongados y la energía
desatada por el gránulo intermitente...
En los cuerpos en conjunto en ruinas.
En la sangre misma asustada del eclipse
por el abuso atrincherado de las armas en
las almas arrodilladas a los dioses empapelados.

De vez en cuando, vestía con luz su tercer cuerpo
en las interioridades del instante con gran nitidez
proyectando mil nimiedades en los antigüos quarks
desconcertantes. Con la humedad de los ánimos
neblinosos entre las hambrientas inconsciencias.

Esta vez, caminando por el rayo blando pronunciaba
cálidas palabras al vendedor de las mentes...
En los submundos, cruelmente invadidos por el acoso
de los disímbolos mensajes transdérmicos con los
impulsos del teledirigido temperamento hostil y al
momento de perder peso la medianoche.

___ ¡ No es posible volver a la tierra !
Y sentía cargar los depósitos de las penosas ausencias
devoradoras de la memoria nítida. Sepultadas entre
millones de palabras traicioneras y deformes ingentes.

___¡Una vez atrapado...!
La culpa realmente se enroscaba y desenroscaba en los
ácidos nucléicos en forma de serpientes impacientes
con las abruptas espinas de redes subatómicas.

___Nadie lo sospechaba a cien años luz había descubierto
lo inimaginable, la desaceleración volitiva supuestamente
imposible del tiempo curvo y el espacio plano contráctil...


Lo cierto es qué había desarrollado un método infalible
de diseño plasmático con los viajes extracorporales
instantáneos, al probar individualmente los ancestrales
conocimientos de la física teórica de la humanidad degradada
en la escala axiológica más primitiva...

Fué al distribuir su energía al fondo del último agujero negro
qué anteriormente lo había bloqueado indefenso...


Pero ahora...
Las cortinas impenetrables solo eran remolinos sumergidos
en la penumbra del plasma íntimo acogedor pequeño de la
ignorancia del pensamiento deteriorado por el instinto.

A lo lejos el espacio aparecía sombrío, el azul era el mismo
engaño del cielo entre lúgubres retinas desérticas y absortas
en el poder efímero de los metálicos abusos sobre los débiles.
¡Con toda la silueta de las partículas desnudas del escombro!.

___¡ Ser y no ser, en el mismo espacio simultáneo...!
Entre la maldad dispersa en expansión y esperar del mal
obtener el bien... ¡Vaya buena inteligencia perversa!
Más aún querer aniquilar la maldad transitoria con el perdón
eterno... ¡Bonita fiesta de la infinita ignorancia!.


___En fin, el espacio desaparece empalmando una cosa
sobre otra, la causa y el efecto son sincrónicos e irreversibles
a menos qué..... ¡ Bueno, ya no lo haría otra vez...!
El segundo cuerpo había experimentado la extinción abiótica
y el recuerdo aún dolía...

Más ahora, en la interestelar misión el contacto físico era
completamente ininteligible al nivel molecular arcaico
qué había logrado reproducir en el sonido del cero absoluto
al abolir el pensamiento...


___Dejó el primer cuerpo latente en la fantástica irrealidad
inmóvil, en los párpados incubada obscuridad, en lo divino
en las fauces premonitorias de los hilos estupefactos al
emerger de las profundidades aletargadas y fué un volverse
diacrónico y transversal impulso prolongado extensible.

Bien lo sabía, en el mismo fondo qué callaba enquistándose,
ensimismándose más allá de las estrellas tenebrosas imágenes,
con la certeza de otros tiempos, dónde el abismo era incomprensible
y sólo a veces traspasado por el genio iluminado del vacío real,
y en el tabique de las coordenadas ficticias desintegradas.

___Pero ahora, fuera del cuerpo como explicar el mecanismo
inefable por el haz de luz oculto, a la humanidad esquelética
devorada casi por completo por los instintos desenfrenados...

¡ Termogénico tercero !...

Repetía el eco grabado en el rostro del espacio-tiempo.
Y...

Así fué al final en el espejo infinito
la obscuridad fué reflejada más
allá de la mente y de la luz.
En
El
Venciéndose a sí mismo en los tres cuerpos.
¡Del fuego originalmente desconocido!

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com