Cursillo de Reciclaje,parte 6

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
8083 visitas

Marcar como relato favorito

Bea había alcanzado con sus dedos el coño de Pilar y estaba introduciéndole dos de ellos, Pilar que estaba totalmente mojada sentía como éstos entraban y salían sin dificultad y cada vez disfrutaba más con sus acometidas.

 

Yo me desnudé de inmediato, mi polla estaba dura y creo que tan larga como nunca la había visto. Era increíble tener a esas dos mujeres allí delante. Me situé frente a Pilar que aún seguía con los ojos cerrados disfrutando de la masturbación de Bea. Suavemente tomé la mano de Pilar hasta acercarla a mi polla e hice que la cogiera. Pilar abrió los ojos al sentir el cálido tacto de mi miembro erecto, colocó su mano e inició una lenta masturbación. Bea seguía acariciando sus pechos, los cuales mostraban unos pequeños pero ya duros pezones. Mientras Pilar me tocaba yo aproveché para lamer esos perfectos pechos, mi lengua saboreaba todo su contorno hasta llegar al pezón, allí mis labios succionaban hasta sacar un gemido a Pilar.

 

-Ahhhh que gusto diosssss, me estáis llevando a la gloria, decía Pilar.

 

Bea dejó de masturbar a Pilar y cesó en sus caricias, para poder desnudarse también. Una vez desnuda se situó a mi lado, se agachó y comenzó a lamer mis testículos mientras Pilar seguía masturbándome, Bea alternaba mi polla con el coño de Pilar, al cual le dedicaba unas generosas pasadas con su lengua.

Pilar estaba enloqueciendo, estaba disfrutando como nunca lo había hecho, era la primera vez que una mujer lamía su coño y era delicioso, Bea sabía muy bien cómo hacerle disfrutar. Estaba muy excitada y pronto llegó su primer orgasmo. Avisó a su amiga de la inminente llegada pero ésta no hizo nada por apartarse, lo cual significó que Bea acabara con su cara empapada por los jugos de Pilar.

A Bea le encantó sentir la corrida de su amiga en su boca y cara, Pilar tenía un bonito coño depilado, sabía realmente bien y no le importó lo más mínimo ser empapada por semejante néctar.

Pilar dejó de masturbar a Alex y se agachó junto a Bea para entre las dos chupar y lamer la polla de Alex como era debido. Sus lenguas luchaban por cada centímetro de carne, lamían el glande con maestría, se encontraban y se mezclaban con lujuria.

Alex estaba alucinado, su chica y su amiga le estaban haciendo una mamada histórica, si Bea ya lo hacía bien, Pilar tampoco se quedaba atrás. Pero lo que más le alucinaba era ver como ambas se lamían y se besaban, nunca lo habría dicho, pero esto era un sueño que se estaba haciendo realidad.

Bea se levantó, cogió de la mano a Pilar y juntas se fueron al dormitorio, se acostaron en la cama y llamaron a Alex inmediatamente.

Cuando Alex llegó al mismo, vio a Bea con el culo en pompa, saboreando el coño de Pilar que estaba tumbada en la cama con las piernas abiertas recibiendo las atenciones de la lengua de Bea. Pilar gemía de placer, estaba muy mojada y su amiga seguía lamiendo su sexo, esta vez centrándose en el clítoris. Alex se colocó detrás de Bea, abrió su culo suavemente con sus manos y empezó a pasar su lengua por su sexo, Bea dio un respingo al sentir la humedad de la lengua, su sexo reaccionó de inmediato y por toda su espalda sintió un escalofrío. El coño de Bea estaba delicioso, Alex no dejaba de lamer y pronto sintió la humedad en su boca, Bea se estaba corriendo de gusto y lo había hecho sin previo aviso, ella seguía lamiendo el sexo de Pilar sin descanso.

Alex estaba tan excitado que dejó de jugar con su lengua, se incorporó y de un envite se la metió a Bea hasta el fondo, ésta gimió al sentir como la polla de Alex se introducía en su coño, Bea había notado como la polla de su chico estaba más dura y larga que de costumbre, lo achacó a la sobre excitación que tendría el pobre, nunca se habría imaginado lo que le estaba sucediendo aquella noche.

Alex seguía follándose a Bea mientras veía como su chica no paraba de lamer el coño de Pilar. Era algo que no olvidaría nunca, dos mujeres bellísimas dándose placer entre ellas y esperando ser folladas por él, ni en sus mejores sueños lo habría imaginado……

Bea estaba en la gloria sintiendo como su chico le estaba follando por atrás mientras ella saboreaba el húmedo coño de su bella amiga, Pilar volvió a correrse de gusto al ver como su clítoris era el objetivo de la lengua de su querida amiga.

 

- Ahhhhh me corro Beaaaaaa, que gustoooooooo.

 

Pilar arqueó la espalda y comenzó a convulsionar del tremendo placer que estaba sintiendo, de su sexo salió un tremendo chorro que empapó la cara de Bea totalmente, Alex que fue testigo de aquello, imprimió más ritmo a sus embestidas hasta que logró sacarle a su chica un tremendo orgasmo.

- Me corroooooo yo también, aahhhhhhhhhhh dijo Bea entre grandes gemidos.

 

Alex dejó de follarse a su chica porque si continuaba, se correría él también y no podía dejar pasar la ocasión de poder acostarse con su amiga Pilar. Levantó a Bea y al oído le pidió permiso para follarse a Pilar, la situación le indicaba que así sería, pero no quería dar el paso, sin consultárselo a su chica. Este detalle le gustó a Bea y dio su aprobación con un cálido beso en sus labios.

Bea llevó su cuerpo hasta la cara de Pilar y dejó caer su sexo hasta que sus labios tocaron la boca de Pilar, ésta cogió la indirecta rápidamente y separando los labios vaginales con sus dedos comenzó a pasar su lengua por el sexo de Bea.

Pilar lamía con maestría y sentía la humedad de su amiga en su boca, Bea estaba tan excitada como ella, ambas se habían corrido varias veces y era delicioso el sabor que desprendía su sexo.

Pilar sintió unas fuertes manos agarrando su cuerpo pero no cesó en sus atenciones a Bea, notó como Alex se acomodaba a su cuerpo y de repente sintió como una polla dura y caliente entraba en su coño sin dificultad haciéndole estremecer. Hacía mucho tiempo que no sentía algo parecido, Alex empujaba con cuidado, se notaba que quería alargar ese momento todo lo posible y eso le encantaba, hubiera estado toda la noche con aquella pareja de amigos.

Según pasaba el tiempo Alex fue incrementando el ritmo, el coño de Pilar era tan estrecho como el de su chica y era increíblemente placentero sentir como sus paredes atrapaban su polla haciéndole sentir un gusto indescriptible.

Bea anunció a su amiga la llegada de un nuevo orgasmo:

 

- Pilar, me voy a correrrrrr que gozadaaaa aaaahhhhhhh

 

Bea se corrió abundantemente sobre la cara de su amiga, varios chorros empaparon su boca, aunque a ésta pareció no importarle, puesto que, no apartó su boca del sexo de Pilar en ningún momento.

 

Esta visión fue el detonante para que Alex llegara al orgasmo, no podía aguantar más, quizás en otro momento sí, pero aquella primera vez era suficiente para que su excitación llegara al límite.

 

Continuará......

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed