El Tonto del pueblo

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
343 visitas

Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

                 Se cuenta que en una ciudad de nuestra extensa piel de toro, un grupo de personas se divertían con el “ tonto del pueblo “, como así se les llamaban antiguamente a aquellos pobres infelices que,  aquejados de algún mal mental, vivían haciendo pequeñas cosas y recados a los demás, recibiendo a cambio, algunas monedas por su quehacer.-

                Algunos “ avispados “ de la ciudad, cuando tenían ganas de juergas y jaranas, llamaban al “pobre tonto “, al bar donde se reunían, para pasar a su costa, un buen rato y reírse del pobre infeliz.- Le ofrecían escoger entre dos monedas: una grande de 50 céntimos y otra más pequeña de tamaño, pero de un euro.-

                El susodicho, siempre se quedaba con la más grande y de menos valor, lo que era motivo de risas y chanzas entre los presentes.-

                Un buen día, un forastero que había observado el espectáculo y vio como se reían del pobre inocente,  le llamó aparte y le preguntó si no había observado que la moneda de mayor tamaño, era la de menor valor, a lo que inocente le respondió:  -Lo sé, señor, no crea usted también´, que soy tan tonto-…  Sé que su valor es la mitad, que la de la moneda pequeña, pero también sé, que el día que escoja la otra, se acaba el jueguito y por tanto dejaré de ganar monedas.-

                 Esta historia me hace recapacitar y pensar:

Quien parece tonto, no siempre lo es ¿Quiénes son realmente los tontos de esta historia? Que puedes estar dichoso cuando la gente habla bien de ti.

      Pero, … ¿no sería más importante lo que yo pienso de mí mismo, que lo que los demás puedan pensar de mí?


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.