Saturno

Por juglar2
Enviado el 27/12/2018, clasificado en Amor / Románticos
169 visitas

Marcar como favorito

Pasa buena noche señorita, -le dije-, solo debo apagar las luces y es todo. No hay fantasmas.

Di una vuelta por la sala, incluida la costumbre de pasar las dos llaves nuevamente para asegurarme que estuviese bien cerrado.

En cuanto llegue y puse la cabeza sobre la almohada me levanté como impulsado por un espíritu y la encontré a medio pasillo poseída por la misma fuerza sobrenatural. Hicimos el amor sobre Orión. Nuestras auras chocaron en un cataclismo cósmico, esparciendo polvo estelar en los rincones más apartados del universo, como dos supernovas que apagan todo al instante: fugaces, eternos, instantáneos. Observándonos solamente acordamos crear  un universo propio, construir una sonda de exploración y abandonar las estrellas muertas de las promesas no cumplidas. Nos quedamos sin oxígeno para un retorno improbable, supimos que a partir de ese momento no necesitábamos alunizajes en el terreno árido del amor agonizante. Nuestras partículas deben estar ahora fundidas en algún anillo de Saturno.

Recosté  todo el peso de mi existencia entre sus senos, escuche el latido sempiterno de su músculo cardíaco, ella acarició mi nuca con los ojos cerrados y dijo: me encanta estar contigo y recuperar la sensación de tener luz en las manos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com