TIME TO DIE - 02

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
365 visitas

Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

CAPÍTULO 3

 

ESPERANDO QUE ALGO SUCEDA

 

Ya estaba amaneciendo y Silvia aún permanecía inmóvil y con la mirada perdida, en el mismo rincón donde se cobijó. Esperando el destino incierto que le aguardaba.

 

Poco a poco la mañana avanzaba, y fue llenándose del trasiego de un día habitual. Se levantó y miró por la ventana. Observando a la gente como se comportaban, ajenas e indiferentes y sintiéndose abandonada a su propia suerte.

 

¡Tarde o temprano ocurrirá! Dijo para si misma. Y nada podrá evitar que pase lo que tenga que pasar. Se giró y fue hacia el escritorio. Abrió el portátil, lo encendió y entró en su correo.

 

Allí seguía sin abrir el mensaje que le había llegado la noche antes “Time To Die”. Hizo clic con el ratón y abrió el mensaje pero, justo en ese momento su portátil se apagó. Rápidamente comprobó el cable de corriente y si estaba todo conectado. Efectivamente todo parecía estar bien. Apretó el botón de encendido, pero aquello seguía sin funcionar.

 

Por un momento quedó desconcertada, y se acordó del móvil. Lo agarró y lo encendió. Los segundos que tardaba en encenderse le parecían en ese momento algo exagerado. Puso su número Pin y dibujo con su dedo, el patrón de desbloqueo.

 

Al momento comenzaron a llegarle un sin fin de notificaciones de llamadas perdidas. Todas ellas de número oculto. Por un momento se quedó pensando a quién llamar. Nadie sabía de aquel juego al menos, nadie sabía que ella estaba apuntada en la web. Por lo que decidió llamar a una amiga, simplemente por hablar con alguien y quizás, pedirle que viniera a verla.

 

Pero al marcar el número, el teléfono no emitía ningún sonido de llamada. Lo volvió a intentar y nada. Cambio de número llamando ahora a otra de sus amigas. Pero lo mismo, el teléfono no daba señal alguna. Hizo varios intentos con diferentes personas y con ninguna el teléfono funcionó. Pero tenía cobertura y señal de Internet.

 

¡Internet eso!. Abrió el navegador y simplemente pulso en una de las páginas favoritas que tenía guardado sus iconos, en la pantalla de inicio. Se abrió el buscador de Internet con un mensaje que decía algo así como “Sin conexión a Internet, compruebe la señal en su zona”.

 

Silvia nuevamente entró en pánico. Aquello no era casualidad. Aquello se trataba de una manipulación de esa maldita gente de aquella web. Las lágrimas comenzaron a brotarle, sobre todo por desesperación. ¿Qué se suponía debía hacer?. Estaba incomunicada y solo le quedaba salir a la calle. Pero eso, le producía un pánico terrible.

 

Desesperada, se fue al salón con el teléfono móvil en la mano, se sentó en el sofá y se dispuso simplemente, a esperar a que algo ocurriese.

 

 

CAPÍTULO 4

 

LA LLAMADA

 

Las horas de la mañana iban pasando sin que nada ocurriese. Silvia parecía estar asumiendo lo que consideraba inevitable y eso hacía que su estado, fuese cada vez de más calma.

 

Se percató que desde que la noche anterior se sentará frente a su portátil esperando recibir o no el correo de esa web, no había ni comido ni bebido nada. Así que se dirigió a la cocina y se preparó un té solamente. Los nervios le tenían el estómago cerrado y no le apetecía nada.

 

Pasó la mañana entre el sofá y mirar por la ventana. No volvió a intentar alguna otra forma de comunicarse con alguien, ni siquiera lo pensaba. Solo esperaba a que algo ocurriese. Aunque no tenía idea de que.

 

Pero justo al dar las 12 de la mañana, su teléfono comenzó a sonar. Lo cogió rápidamente y miró la pantalla, número oculto. Sin duda, era eso lo que había estado esperando. Silvia descolgó y dijo, ¡Dígame!.

 

– Hola Silvia, ¿sabes quien soy?

 

– Sé quién eres

 

– Estupendo Silvia. Que te parece si vamos directamente al asunto que ambos sabemos. Seguramente pienses que tu decisión de no desear saber y por tanto no querer participar, creas que hayas cometido un error fatal. Sin embargo, era justo lo que llevamos esperando que hiciera alguno de los participantes de los siete juegos que hasta ahora hemos realizado. ¡Pero por fin tu lo has hecho!. Escucha atentamente, porque voy a explicarte de qué se trata.

 

Acabas de activar, “EL JUEGO FINAL”. Hasta ahora, como bien sabes hay siete ganadores o si lo prefieres, supervivientes, que son los que consiguieron terminar su participación en sus correspondientes juegos, con vida.

 

Estas siete personas, se encuentran retenidas a la espera de que sucediera ésto. Por supuesto también, porque la policía siempre entrometida, los hubieran detenido. Pero afortunadamente, ha llegado el momento esperado, “El juego final”.

 

A partir de este momento, iremos llevando a cada uno a un lugar diferente. Pero todos, en un punto en el que estén a la misma distancia de tu ciudad y con los mismos recursos para poder llegar a ti. Una vez todos ubicados, los soltaremos.

 

El juego final solo tiene dos únicas posibilidades de terminar. Una es, que alguno de ellos te encuentre y acabe contigo y la segunda, que seas tú quien consiga matarlos a todos. Y ser por tanto la ganadora y sobre todo, seguir con vida.

 

Esta vez Silvia, negarse no es una opción. Porque ellos, tienen la obligación de encontrarte y matarte. Ya que no conseguirlo, las consecuencias para ellos…mejor no las quieras saber. Créeme Silvia cuando te digo, que una vez comience el juego, serán capaces de hacer cualquier cosa por llevar a cabo su misión, porque de lo contrario, sus vidas se convertirán en un infierno.

 

¿Estás preparada Silvia?. Corre, porque el juego comienza, ¡YA!.

 

Iván A.

Mi Web "Un Lugar Para Ver" 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.