Baño de Luna.

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
636 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

     Desperte un poco pasada la medianoche, la habitacion tenia la luminosidad de una enorme luna llena. Estaba solo, mi esposa de viaje de negocios a Francia.

     Sin prender una luz, note en el ambiente una suave musica. Venia de la terraza, donde la nana de la casa tomaba baños de luna, en la calida noche, completamente desnuda.

     Era una joven y hermosa mujer y no habia reparado en su cuerpo, siempre empaquetado por su uniforme de trabajo.

     Me quede viendola. Era una beldad. Senos generosos y muslos suaves, se translucian en el claroscuro del ambiente.

     De pronto hablo. Ya, no se quede embobado y converse conmigo, dijiste sin cubrir tu desnudez.

     Tanta autoconfianza me descocerto. Buenas noches atine a decir, sentandome a su lado.

     Me siento muy sola, proseguiste con naturalidad, busco pareja. Y puede ser usted, ya que me entere que su mujer tiene en Francia un amante, aunque tambien es cierto que abrira la empresa una oficina alla.

    Dicho esto empezo a acariciarse con contenida ternura. Note que habia bebido algo de vino. Adivinando mis pensamientos dijo con ironia: vino frances, patron?

   Me di cuenta para donde ibamos. Me servi un vaso de un sorbo y le dije: bailamos un lento? Sonrio divertida y sin mas se apego a mi. Ambos estabamos exitados y no tardamos en besarnos. Sin saber como terminamos amandonos en la alfombra afelpada.Cuando al fin concluimos nuestros intimos abrazos ya clareaba el dia. Debieron ser tres horas que me parecieron solo minutos.

   Ya no nos separaremos, dijo jadeante todavia. Nos querremos asi, y solo asi, cada vez que su esposa viaje.

   Ojala suceda con frecuencia conteste, mirando sus ojos negros que expresaban gratitud y ternura a la vez.

   Vamos, le dije, ven durmamos un poco. Faltan solo cinco dias para que ella vuelva. 

Estaba ilusionadisimo con la nana, Amanda, y sabia que ella tambien. Casi diria que lo habia planeado todo.

    No me importaba. Ya comenzaba a amarla con locura. Me imagine los años que vendrian y sonrei, durmiendome en su vientre.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed