Una tarde cualquiera

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
146 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

 

Dicen que las almas a veces elaboran un plan para encontrarse. Y en aquella tarde, aquellas personas ajenas al destino que conjuraban sus almas, bebían y hablaban de lo humano y lo divino. 
Una tarde cualquiera, con los éteres de los licores sin otra pretensión que vivir el momento, esas personas ni siquiera tenían previsto que iba a pasar, pero sus almas sí.
Y así pasó que un poco nubladas por el ambiente, desfogaron una cascada de sentimientos dejando salir aquello que quema sin arder y duele sin herida. 
El pasado es la sombra de la vida, te acompaña donde vas, y aunque a veces se ignora, sigue arrastrándose a tus pies y te persigue.
Y en aquella tarde, las almas conjuraban la manera de sacar ese revoltijo de pasado y presente y desenredar la madeja de ideas, intenciones y gotitas de historias a medio saber y a medio entender.
Y así fue que derrochando sentimientos, empezaron a desfilar pasados, tantos como momentos y con risas y lágrimas, aquel ovillo enredado, se convirtió en un bella cascada de emociones, donde los besos, abrazos y “esto es lo que nos hace sentir la vida” fue lo que se quedó grabado en retinas, en el baúl de los recuerdos, donde aquellas almas jugaron a que esto pasara.
Otra vuelta de tuerca a los sentimientos, que en perpetua transformación todo lo cambia.

Quizás esas almas no vuelvan a conjurar, pero sin letras escritas dejaron grabado otro pasado para recordar.

A ellas, las que dieron rienda suelta a lo que quemaba sin arder y dolía sin herida.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed