La amenaza de la bruja

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
373 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

En el mundo de la fantasía, todo es posible. Todo es mágico, idílico.

Todos sus habitantes vivían felices, ajenos al mal. Nadie sabía que era aquello.

Solo existían buenos sentimientos y amor. 

Hasta que llegó la bruja del mundo de las pesadillas. Aquella mujer llegó como un hada, nadie podía sospechar que tras esa apariencia angelical y esa eterna sonrisa se escondía un ser malvado que solo buscaba hacer daño.

Aquel diabólico ser solo se alimentaba del dolor, la tristeza, los malos sentimientos.

Pero en el mundo de fantasía no existían esa clase de sentimientos. Así que aquella bruja malvada tenía que provocarlos. 

Con su falsa apariencia se dedicó a hacerse amiga de los habitantes de aquel bello mundo, se ganó su confianza, y cuando ya se había ganado la confianza de esas personas comenzaba a alimentar sus peores demonios. 

A medida que los habitantes del mundo de fantasía iban convirtiéndose en seres tristes y oscuros, la bruja iba aumentando su poder. Creía que era imparable.

Sin embargo, había un habitante con el que no podía. Era un alma pura, mágica, no se dejaba embaucar por la malvada bruja. La bruja odiaba a a esa persona, quería hacerla desaparecer. Así que lo único que se le ocurría para vencerle era poner en contra de esa persona a todos los habitantes del mundo de fantasía.

Pero la bruja, no contaba con un insignificante detalle, aquel ser odiado se valía de sus propios actos. Pues la gente del mundo de fantasía confiaba plenamente en el ya que sus propios actos le avalaban.

Así que por mas que la bruja intentaba destruir a este ser con sus calumnias y mentiras sólo conseguía que el resto de la gente de fantasía se pusiera en contra de ella. La bruja no sabia que hacer, estaba desesperada, así que actuaba de forma más y mas amable para intentar ganarse de nuevo a esas personas. Pero obviamente esa amabilidad no era sincera, la gente notaba que tras esa amabilidad se escondía las malvadas intenciones de la bruja.

Finalmente, todos los habitantes del mundo de fantasía se dieron cuenta de que aquella bruja solo buscaba hacer daño, así que cada vez que que ella intentaba acercarse a los habitantes ellos le respondían con ignorancia. Ya no le hacían caso.

Poco a poco la bruja se fue consumiendo, hasta autodestruirse. La bruja desapareció. Calló por su propio peso.

Sin la bruja, el mundo de fantasía volvió a ser un lugar apacible, lleno de amor. Y tras aquel fatídico episodio con la bruja, se volvió mas fuerte.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.