Inmanencia contingente

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
93 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

INMANENCIA CONTINGENTE

Ya he olvidado al soñar tanto sueño
perdido.
Porque me fui llenando de olvidar,
al olvido mismo,
el mismo que come conmigo mi hambre,
ahora que lo perdí.
Mi retrato me regala solo el silencio,
mi viejo silencio al gritar.
Mis cabellos han perdido su viejo color,
y el blanco es más gris.
Por los rincones olvidados, olvidados por las palabras,
no dichas por las desdichas.

¡Oh, dolor,
oh, dolor mío,
solo eres mío!.

¡Oh, dolor, siempre tengo tu compañía,
no me abandones!. Sería inhumano
no sentirlo, cuando la injusticia abunda.

¡Oh, dolor, porque circulas por ésta,
sangre y aliento!. Simple polvo,
mañana no seré más ya.

Como tan nunca eterno he sido.
Tan siempre como siempre.
¡Solo gota que se seca, y del mar,
lleva una burbuja de una ola!.

Ya no sueño. Porque yo mismo soy,
un sueño perdido. Un polvo con aliento.
Solo como vine me iré. Me iré como vine.
Solo soledad y compañía a veces, aves, vuelan.

Sin cambiarle a esta alma que no es,
mía en absoluto, su destino, en un sí que es no.
Sin cambiarle a mi tiempo el reloj,
con el silencio transparente… ¡Qué no soy!.

Pidiéndole a mis piedras mis risas mi polvo,
a mi polvo mis dolores mis alegrías,
al viento soltando este aliento… ¡Solo, mío no es!.
Sin esperar que resbalen los días,
como el futuro se ahoga de pasado,
y el vano presente se sueña,
aún no termino de nombrarlo,
y ya ha pasado, sus letras, su tiempo,
sus sonidos y su esencia… ¿Quién la tiene?.
¡El ahora no es ahora, es después!.
Es el fragmento frágil de una burbuja.
¡Qué no es, sino que se va haciendo
con la mismísima sangre de Cronos!.

¿Qué mejor victoria,
puede darme la muerte,
si, la vida y el amor,
así como se van vienen?.

¡Oh, dichoso de no haber sido,
lo que pude sin poderlo,
y al intentarlo perderme,
sin dejar de ser el mismo!.

¡Humano siempre humano!.
¡Siempre humano siempre!.
¡Humano, humano, solo!.
¡Solo, solo, humano!.

Insignificante mortal ante todo,
y ante toda eternidad. Si la hay.
Y si no, entonces… ¿Qué es este
tiempo, solo, y en la eternidad qué es?.

Sin pedir más por menos.
Ni de menos por más.
Y que todo lo que deba pague..
¡Injusto es y será siempre, si no es así!.

Entre la hierba tendido.
Como todo deba ser.
Como todo ser deba.
Tenderme entre la hierba.

Ni más ni menos,
partir con todo,
lo que traía.

¡Solo para vivir, lo debido, sin más!.

¡Cuánto mar hay en un pez!.
¡Cuánta tierra tiene un cuerpo!.
¡Cuánta esperanza hay al morirse!.
¡Cuánta luz en la punta de un cabello!.

Nada sé, lo sé, y no lo dudo.
Ya no pido, acepto, lo que tengo.
Y aún si nada tengo, no pido ya.
Acepto, también, lo que no tengo.
Tanto como lo que tengo, y no me tiene.

Sólo sé que nada mío, es permanente.
Y que todo lo que se me dio, daré.
¡Aún sin quererlo, así será!.
Siendo así. Iré a dormirme muerto.
Sí, más que un muerto, muere sin morirse.
¡Tanto más que muchos otros!.

¡Solo mi muerte será mía!.
¡Porque mi vida solo fue!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed