Desfallecer

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
111 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Bajar los brazos es fácil y cómodo, pero ¿porque unirse a la gente que no tiene cara ni corazón?, siempre hay momentos de correr con los talones, para hacer descansar los pies pero seguir corriendo, desfallecer es una costumbre, más o menos como rascarse. Debemos seguir porque a pesar que futuro es incierto y burlón, puede tener cosas buenas y divertidas, no te rindas.

En una ocasión que venía de regreso de México, en el aeropuerto había mucho tráfico para despegar, me tocó en el último asiento del avión, llegué y me senté, cerré los ojos, entonces un par de las azafatas se sentaron en unos banquitos a un lado de los baños y se pusieron a platicar: yo como siempre, de oreja de marrano, las estaba escuchando. Una le preguntaba a la otra, oye supe que te vas a casar…, y la otra le contestó, sí, como ya mi novio y yo tenemos trabajo estable aquí en la aerolínea, nos comprometimos para casarnos, y la otra, medio envidiosa, la felicitó. Los 2 trabajaban en la aerolínea Mexicana de Aviación, que 2 meses después de que había oído la conversación, suspendió sus vuelos y se declaró en quiebra. Cuando escuché la noticia de la quiebra de Mexicana, inmediatamente se me vino a la mente la aeromoza que había construido su futuro en base a los trabajos de ella y su novio. El futuro se burló de ellos, les pasó como dicen: platícale tus planes para que Dios se ría un poco. Me imagino que se fueron a trabajar a la aerolínea de la competencia, que al quebrar su rival, ellos aumentaron su oferta de vuelos, quien sabe ¿qué les pasaría al pobre matrimonio en ciernes?.

Podemos aligerar nuestro equipaje de la vida, hacernos chiquitos en momentos difíciles, pero nunca debemos caer en sentirnos menos. Sé que las ofensas no tienen fecha de caducidad, porque nos siguen doliendo, pero es más sabio perdonar porque al que más dañan es a la víctima, que sigue acordándose de la ofensa.

El pasado pudo haber sido mejor, como siempre decimos, antes esto era más fácil o más barato, pero el pasado es irrepetible y hay que solo recordarlo como algo bonito y darle cerrojazo, porque no tiene ningún caso seguir torturándonos. Cuando examinamos mucho tiempo las paredes de nuestro cuarto o el foco en el techo, puede ser que estamos recordando el pasado de más, y eso no es conveniente, porque la mente es implacable. Levántate y ponte hacer algo.

En alguna ocasión tenía dos perritos en el rancho, de la raza brujirle, son una raza de perros muy inquietos, los vacuné de todo lo necesario para que estuvieran sanos, uno era más inquieto que el otro, pensaba cuál de los dos perros va a durar más vivo? El más inquieto es demasiado arriesgado, quizás lo va a morder una víbora o va enfrentar a un coyote, y el otro es más cauteloso, pero más menso para conseguir  alimento en un momento dado y hasta capaz el coyote se lo come, pero bueno, paso el tiempo y el retraído se perdió no volví a encontrarlo; y el poco tiempo después el arriesgado, por ir corriendo como loco siguiendo mi mi camioneta otro vehículo lo atropelló, fue algo muy triste. ¿Porque no duraron más tiempo?, no tenían ni año y medio y los dos ya se habían muerto. Me pregunto ¿cuál debería ser el término medio para vivir más tiempo? ¿Ser arriesgado o cauteloso, ¿o  será que el destino ya está trazado?

 En algunas ocasiones sentimos que estamos solos, que como dicen, somos un muelle sin barcas, son momentos solamente, porque tiempo después empiezan a llegar y hasta puede uno tener el embarcadero lleno de nuevo, no hay que desesperarse, y seguir teniendo abiertas las puertas de nuestro muelle.

¿Porque digo que no debemos desfallecer? Porqué hay muchos sentimientos que no hemos experimentado, y que nos darán muchas satisfacciones, hay muchas cosas que aprender que nos llenarán de orgullo decir que las sabemos, es lo que me está pasando a mí ahora, estudio algo para poder sacar el relato y aprendo cosas y descubro cosas que me llenan el tanque para seguir aprendiendo.

En un curso al que fui nos pusieron una dinámica que me gusto, se trata de cómo en una imagen una persona que está en el fondo del pozo se pone a llorar sentada en el suelo,  en cambio la otra, otra persona en la misma situación, usando su propia ropa escala para salir, y pensé yo he estado varias veces en el fondo, quizás no es pozo el mío , es un canal y sigo largo tiempo en el fondo, pero luego salgo en un determinado tiempo, en automático, sin pensarlo, solo moviéndome, y vuelvo a caer y vuelvo a salir, ¿será que quizás es la vida es así?

Las circunstancias de las cosas van cambiando en el trascurso de la vida, lo que en un momento nos atraía puede ser que ahora ya no,  pero no creo que sea malo es una maduración que nos hace cambiar de rumbo, y algunas personas que nosotros les dimos un “raid” solo nos dicen “aquí me bajo, no te molestes, gracias por el aventón; no están dispuestas a ir para otro lado con nosotros. Hay que aprender a respetar y no tratar de cambiar su destino, porque nos pueden juzgar de mandones o autoritarios, y de todos modos no hacen caso.

Ahora los automóviles tienen muchos sensores que nos avisan si algo está fallando, ya sea del motor, la transmisión, hasta de las llantas, bueno hasta ahora lo más moderno es que evita un choque con el vehículo de adelante. Me pregunto porque no han inventado algo que nos avise cuando las otras personas que nos rodean se sienten mal o tristes en nuestra compañía y que van a cambiar su rumbo o porque no ponerles a la persona la direccional para saber que va a dar vuelta, sería menos doloroso para los otros que vamos a su lado, saber que va a ir para otro lado y que al alejarse nos está avisando con tiempo para que no nos tome desprevenidos. Algunas revistas de mujeres, publican muchos artículos relacionados con cómo detectar que su pareja va a hacer esto o lo otro, esas serán las direccionales que no he visto y que si existen, me pregunto. No se puede vivir a la defensiva porque no disfrutaríamos el momento por la preocupación de que puede afectar u ocurrir.

Hay que disfrutar el hoy , en todos los sentidos, oír música que nos guste , saborear cosas que nunca hemos probado, visitar lugares que nos asombren, realizar trabajos difíciles, convivir con personas de diferentes costumbre y razas, ir a una agencia a ver carros costosos, platicar con una loco de la calle, conocer diferentes animales vivos, reunirse con los amigos, con los primos, nadar en aguas frías, ir a una tienda de ropa, etc.. Hay muchas cosas por hacer para no desfallecer y vivir, vivir, ¡vivir!

Creo que en este relato me vi muy loco  ¿será la edad?, ¡perdón!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed