En La Ducha

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7320 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Porn4women.tv - los videos porno que más gustan a las mujeres

Aún recuerdo esa experiencia en la casa de mi novia Lorena. Acostumbraba a quedarme a dormir con ella los fines de semana. En aquella casa solo vivía Lorena y su madre, una mujer simpática y de buena figura y de unos 50 años aproximadamente.

Cada viernes en la noche acostumbrábamos a ver películas los 3 en el living y después mi novia y yo nos íbamos a la habitación a saciar toda nuestra lujuria sexual.

Un viernes de aquellos después de ver la película, Lorena y yo nos fuimos a la habitación rápidamente. Nos besábamos suave, luego intenso. Mis manos recorrían sus Senos y las manos de ella acariciaban mi pecho y mi paquete sobre mi pantalón. Miraba como Lorena desabrochaba mi pantalón y me chupaba y mordía sobre el boxer para luego liberar a mi caliente y grueso Prisionero. Lorena la puso en su boca, me la chupaba vorazmente mientras yo cogía su pelo. En un momento tuve la extraña sensación de ser observado y me doy cuenta de que la puerta estaba algo entreabierta y vi que la madre de Lorena nos miraba cachondamente. Lorena no se percató que su madre nos miraba, pero yo sí. No sabía qué hacer, así que le sonreí calientemente mientras Lorena me la comía bien rico. Con las manos le hice gestos a la madre de mi novia para que siguiera mirando y viera como le daba duro a su hija. Ella se tocaba las tetas mientras nos miraba y se iba corriendo al mirar como yo penetraba a su hija.

Al día siguiente, estando en la ducha reflexionaba que sucedería al volver a ver a la madre de mi novia, me sonrojaría. Estaba bajo la ducha pensando en mi novia, mi pene se puso gordo como un globo y empecé a sobajearme rico. De repente siento que alguien entra al baño y corre la cortina. No imaginan la sorpresa que me lleve al ver frente a mí a mi futura suegra que me miraba masturbándome completamente caliente y grueso. Se acerca, se toca las tetas, se saca ese sostén y abre su boca y comienza a chuparme todo mi pene. La tomo de las caderas y comienzo a manosearla entera mientras ella dice que me desea y que la culee bien rico. Abro esa rica vagina y le pongo todo mi pene grueso y nos vamos devorando salvajemente hasta acabar en unos ricos orgasmos. De ahí en adelante siguieron sucediendo ciertas cosas que ya les contare...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed