Sin maquillaje

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
495 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Ella quedó ayer con un amigo y va a salir con él esta noche.
Es de ese tipo de amigo con el que tan bien te llevas; puedes hablar de tus problemas o de tus planes, de tus ligues o él de los suyos. Pero hace un tiempo que le ronda una idea por la cabeza.

Sale de la ducha y se envuelve en una gran toalla. La encimera que le sirve de tocador espera con sus cremas y maquillajes.
Hoy va a estar radiante, pero no por echarse potingues sinó porque sabe qué la ilumina.

Si, de hoy no pasa. Se acabó compartir historias con él. Hoy va a hacer su propia historia... con él.

Recoge su pelo en una cola alta y se viste con unos vaqueros negros ajustados y una camiseta también negra de encaje de lycra. Se sube a unos tacones de vértigo y se echa encima una blazer blanco roto.
Finalmente pone en sus labios un rouge número cinco y unas gotas de perfume en el cuello.

Cuando llega al restaurante, él ya está sentado en la mesa, en el rincón junto al ventanal opaco, tras una cortina.
Se queda en la entrada del reservado, sus pies se han quedado pegados al suelo.
Él levanta la vista y la ve. Se levanta de la silla y ella tiembla porque percibe una mirada inescrutable. Entonces esos ojos le sonríen, se acerca y sus labios se unen mientras sus brazos la envuelven y la acercan a su cuerpo, fundiéndose ambos en uno.
Antes de encargar la cena ella le empuja hacia el sofá y no hay palabras entre ellos, no hay pensamientos, solo el sentir de sus pieles, su tacto, su sabor...
Empieza por fin su propia historia.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed