El Orden

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
654 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Cuando niño, en la chacra familiar, su padre lo dejaba al cuidado de la huerta. Como era fanático del orden, el pequeño no podía tolerar que algunos retoños crecieran curvos o que las raíces sobresaliesen más de la cuenta o que las hojas se excedieran en cantidad. Cuando notaba alguna anomalía de ese tipo, se empeñaba en extirparla.

El niño creció, y su familia lo dejó al cuidado de los animales. Como era un obsesivo del orden, el joven no podía consentir que las ovejas pasten en sitios inconvenientes o que las vacas se alejen de los campos delimitados o que los cerdos intenten salirse de su chiquero. Por eso es que, cuando observaba alguna aberración de tal naturaleza, se empeñaba en pasarlos a degüello.

De adulto se hizo agente de seguridad. Como era un intransigente de la disciplina, el hombre no podía admitir que los ciudadanos crecieran curvos, sobresaliesen más de la cuenta o se excedieran en cantidad, pasten en sitios inconvenientes, se alejen de los campos delimitados o intenten salirse de su chiquero. Por eso cuando veía alguna subversión de ese orden, se empeñaba en añorar las dictaduras.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed