Un encuentro oportuno (parte final)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
294 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Después de estar hablando toda la tarde, paseando por el casco antiguo de la ciudad cercano al puerto encuentran un pequeño bar del que sale el sonido de música jazz.

El bar en sí tiene en la parte de abajo cuatro mesas y otras tres en la buhardilla. Las paredes están cubiertas completamente de cuadros muy antiguos con provocadoras escenas de desnudos que presentan un aspecto deslucido por los humos y grasas del local.
Arriba las mesas están escondidas tras un enorme cuadro de un autor desconocido con una gran mujer en cueros.
Cuando llegan sólo hay un cliente sentado en una mesa. Piden unas tapas y se instalan en la parte superior del bar.

Sorprendidos por el escenario, se dedican a observar con interés una serie de dibujos eróticos de un pintor malagueño que detallan las formas femeninas desde diversos ángulos. Ambos están sintiendo una excitación especial, por su compañía, por el entorno y la escasa luz.

Están muy cerca el uno del otro. El primer beso los pilla por sorpresa. El segundo los arrolla con el ardor del frenesí y sus bocas se disputan sus lenguas, sus dientes muerden los labios y sus cuerpos reaccionan a sus caricias.

No pueden resistir más de pie. La apoya delicadamente sobre una mesa, sus cuerpos rozándose y ellos besándose, hasta que un momento ya imparable les invita a unirse cálidamente, mientras el placer los cubre en oleadas hasta que llegan al punto de no retorno. Sus cuerpos rígidos por el orgasmo que acaban de alcanzar quedan desplomados sobre la mesa.

Los besos, ahora son entregados con cariño y poco a poco se van dando cuenta de dónde están.
Se recomponen la ropa entre nuevas caricias y sonrisas cómplices y se sientan en su mesa.
Aún no había llegado la comida, que ahora degustarían muy a gusto.

Después de cenar ella le pregunta:
—¿Nos vemos mañana?
Él le responde:
—Por supuesto... y todas las mañanas que tenemos por delante, si tú quieres.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed