FANTASIAS #FS

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
549 visitas

Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

¿Quién no tiene una fantasía sexual?
No me refiero a fantasías esporádicas con el vecino del quinto. Ni con ese actor guapísimo que lleva los huesos de adamantium o con el propio Thor, hijo de Odín, con capa roja incluida (y sin nada debajo).
Me refiero a una fantasía favorita, recurrente, sin personalizar, pero con los ingredientes suficientes para llevarte al más allá en el momento oportuno.
Fantasía del tipo streptease en Mentiras Arriesgadas, con un desconocido mirándote desde la oscuridad en una habitación de hotel... O quizá no sea realmente un desconocido.

Una pared se ilumina de rojo por la luz de un neón que entra por la ventana de la calle, mientras suena un CD de Sade en el reproductor de música. Bailando al son de Smooth Operator, te vas desnudando poco a poco.
Te quitas la chaqueta y cierras los ojos. Te concentras en tus movimientos para no pensar en el desconocido que te observa desde la penumbra en una esquina de la habitación. Dejas caer tu vestido negro al suelo.
Bailas con todo tu cuerpo, te sumerges en la música y te sientes bien. Llegas a olvidar por qué estás ahí haciendo eso, porque estás disfrutando del baile y empiezas a preguntarte si habrá algo después de tu actuación.
Sigues las instrucciones de la prenda que debes pagar; perdiste en un juego y tienes que cumplir el trato. La nota decía: "Desnudo para un desconocido. Hotel de siempre. Habitación 1721".

En el tiempo que dura la canción te desprendes lentamente de la ropa interior. Ahora sólo llevas medias negras y los stilettos negros de charol.
Cuando vas a deslizar las medias por tus piernas, te das cuenta de que el desconocido se ha situado detrás tuyo. Sientes sus manos como cogen las tuyas y te detienen.
Oyes una voz que te dice:
—No te las quites.
Son entonces sus manos las que recorren tus piernas pero no para quitar prendas sino para acariciarlas a todo lo largo. Hacia abajo. Hacia arriba.
—No te muevas. No me mires. —Continúa la voz.
Te quedas agarrada al pilar del dosel de la cama, muy quieta, mientras las manos siguen recorriendo tu cuerpo haciendo arder las partes por donde pasan...

..................

¿Te animas a compartir la tuya?

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.