TORTILLA DE IMBECIL

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
134 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

94 - TORTILLA DE IMBECIL

TORTILLA DE IMBECIL CON RESPONSO DE LÁGRIMAS EN SALSA DE SOLLOZO AGRIO

La receta que hoy os traigo, es una delicia para el sector funerario. Es un plato muy sencillo de preparar, aunque son algo caros sus ingredientes. No obstante se consume en grandes cantidades en todo el mundo, particularmente durante las vacaciones y fines de semana. Ésta fórmula culinaria tan demandada por la sociedad civilizada, es muy apropiada para dietas de adelgazamiento y como tratamiento definitivo a la obesidad ya que una vez consumida, es eficazmente irreversible. Es aconsejable no dársela de comer a los niños y que sean estos, en su edad adulta, los que decidan si les conviene su consumo.

INGREDIENTES PARA UN IDIOTA
-Un imbécil rancio, preferentemente macerado en alcohol.
-Un vehículo fresco cualquiera (mejor si es de alta gama y de gran empuje, porque potencia mucho el sabor)
-Media tonelada de insensatez.
-Cuarto y mitad de imprudencia.
- Un segundo de descuido, un pellizco de negligencia y estupidez al gusto, preferiblemente en abundancia.
……………………………………………………………………
Tómese un imbécil macerado en alcohol y añádasele el vehículo entero. Déjese reposar en una cazuela de música alta de unas treinta risas de diámetro. Añádase la insensatez de golpe, removiendo al mismo tiempo hasta conformar una crema de aspecto arriesgado y alarmante textura. Precaliente una carretera cualquiera e introduzca el imbécil. Mientras se cocina a fuego fuerte, prepararemos el responso de lágrimas en un futuro a parte, mezclando sin medida el cuarto y mitad de imprudencia junto con el descuido, la negligencia y la estupidez. Batir enérgicamente estos ingredientes hasta conseguir una temeridad homogénea y añadir el sollozo agrio. Regar el imbécil con la salsa resultante y dejar cocinar el tiempo necesario, hasta percibir el delicioso olor característico a caucho quemado. Sacar de la carretera y servir caliente en ataúd de madera decorado con cruces metálicas y brotes frescos de grito materno.

!!Bon appetit!!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.