Mi realidad hecha sueños

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
199 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

De alguna manera había alcanzado la consciencia dentro de mis sueños. He observado, me he dado cuenta de donde estaba e incluso he intervenido en mis acciones. Dirigir mis sueños es como una doble vida. He averiguado la manera de conseguirlo. una plena claridad ante lo irreal. Solo lo he intentado, lo he conseguido y una vez allí he regado de recuerdos mis sueños y mis 38 años, a partir de ahí he ido improvisando. Me he disociado de todo y cuando he despertado me he vuelto a disociar dentro de la realidad. He logrado que sea un proceso automático de mi mente y me cuesta obviarlo. También una de las tareas más difíciles es recordar lo que he soñado, pero tengo recuerdos muy lucidos sobre ello. Es un mundo nuevo que  he creado para conmigo donde estar conmigo mismo es un regalo. Una manera distinta de relacionarme conmigo y quererme como nunca he conseguido en el otro lado de la realidad. No me voy a engañar, los sueños ya forman parte de otra realidad alternativa donde sin miedos, tiento a mis propósitos. Mi consciencia esta mas potenciada. He reducido el estado de “dormido” y he potenciado mi estado de “soñando”. Lo mas grave de todo esto es que estoy bajando considerablemente mi estado de “despierto”. He leído en una revista que la conciencia primaria es la percepción y la emoción, algo que he alcanzado y sobrepasado con creces mientras sueño. Y que la consciencia secundaria es la auto reflexión, pensamiento abstracto y voluntad. (saber que sabemos). Que es el estado que se logra más cuando estamos despiertos. Creo que me he autoinducido el estado secundario con el secundario mientras sueño a causa de la imaginación activa. Como si el sueño hubiera enfriado la realidad, y la realidad hubiera calentado mis sueños hasta encontrar el equilibrio entre ambas. Ya lo percibo como una entropía pura y dura, que es la medida del desorden. He perforado sin darme cuenta un agujero entre los dos mundos y posiblemente solo tenga una dirección a seguir. Ya nada volverá a ser como antes, igual que sé que algún día moriré.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Temporada de musicales en Madrid

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed