En el cine

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
9734 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

La película resultó muy aburrida, Ana y yo casi nos quedamos dormidos. Con la sala casi vacía (apenas 5 personas), típico de una función a las 1400 horas, me aventuré a hacer más interesante la tarde. Abracé a Ana y se acurrucó sobre mí, pero mi intención no era abrazarla, sino acariciar sus hermosos pechos, redondos, turgentes, firmes, grandes y blancos, coronados por una areola café muy claro y un pezón que apenas sintió el roce de mis dedos se puso erecto. Ana no puso resistencia y se acomodó de modo que pudiera acariciar sus tetas más fácilmente. "Hasta que te animaste" me dijo mientras ella colocaba su mano en mi regazo, provocando que mi pene se levantara poco a poco. Al notar que nadie nos veía, aproveché para desabotonar su blusa y dejar sus tetas libres, Ana hizo lo mismo conmigo y me abrió el pantalón para sacar mi pene que ya estaba duro. Lo acarició de arriba a abajo y empezó a chuparlo lentamente, lo recorría su lengua y lo metía en su boca. 

 Aunque había pocas personas, estaba atento a que no nos vieran. Levanté su falda y acaricié su coño que ya estaba mojado, nunca habíamos hecho esto en un cine y era tan excitante. Se levantó y le quité el calzón, se acomodó en la butaca y yo me hinqué en el suelo para lamerle el coño. Fue incómoda la posición, pero super excitante. Luego de unos minutos de lamerla me senté y Ana se sentó encima de mí, fue difícil no hacer ruido así que aprovechábamos los momentos en que el sonido de la película era fuerte para gemir o movernos más fuerte. Mientras Ana me daba sentones yo acariciaba sus tetas  y empezaba a jadear cada vez más fuerte. Para ese momento poco me importaba que nos vieran. Pude notar que otra pareja también estaba cogiendo, no sé si nos vieron o también les pareció aburrida la película y otra persona que ia sola, mejor se fue, seguro por el sexo que había a su alrededor. 

 Ahora había dos parejas teniendo sexo en la sala, lo cual nos desinhibió más y entonces voló mas ropa. Ana ya estaba desnuda y mi pantalón hasta el suelo. Escuchamos lo jadeos y gemidos de la otra pareja y eso nos excitó aún más. En un momento que la pantalla iluminó la sala, pude ver como la otra chica nos veía mientas cogíamos y su cara denotaba cuanto lo disfrutaba, eso me prendió más y la miré fijamente hasta que la oscuridad de la sala lo permitió. Ahora solo éramos 2 siluetas en la oscuridad que sudaban, jadeaban y compartían sus gemidos de placer. Ana se sentó sobre mi, de frente hacia mi y mientras me montaba yo apretaba sus ricas nalgas y lamía sus deliciosas tetas, ella gemía cada vez más fuerte anunciando que estaba por terminar y yo empecé a sentir que terminaba también. Sin importarle nada, gimió tan fuerte que la otra pareja volteó a vernos y mientras ella gemía yo sentía en mi pene caca contracción de su húmeda y caliente vaina, lo cual hizo que me soltara y también tuviera un intenso orgasmo y expulsara chorros de semen dentro de ella, mientras soltaba un largo gemido disfrutando el momento al máximo. 

Nos quedamos en esa posición un momento, sin movernos, dejando pasar los últimos esbirros del orgasmo que acabábamos de compartir cuando los gemidos de la otra pareja empezaron a subir de tono. "!Me vengo! !Me vengo!" decía ella. "!Si mi amor, que rico!" decía él. Mientras nos recuperábamos escuchamos como la chica soltó un grito muy fuerte y se venía, eso hizo que se me parara de nuevo el pene pues sus gritos y gemidos eran realmente excitantes y sonaban muy auténticos, nada fingido. Ana y yo nos reímos y hasta les aplaudimos, un par de minutos más tarde el chico también se vino y pude notar como arrojó el semen en la espalda de ella, entonces pude ver que las nalgas de su novia eran deliciosas.  

Sin pudor alguno nos levantamos para vestirnos y mientras lo hacíamos, la otra pareja también se vestía, lentamente como para alargar ese momento y dejar que nos observáramos mutuamente, la luz de la sala dejaba ver poco y en momento s todo era tan claro, siendo un momento sumamente excitante.  Luego de vestirnos nos sentamos y pasaron unos 10 minutos cuando terminó la película, la sala se iluminó y entonces pudimos vernos bien las dos parejas. Nos reímos mucho al vernos, fuimos cómplices esa tarde y compartimos nuestros orgasmos, nos vimos desnudos así que no había tabús. Noté claramente que el chico miraba a Ana con mucho deseo, si bien su novia era muy bonita no me gustó tanto como me gusta Ana, pero definitivamente me la cogería. Caminado a la salida nso saludamos y sin decirnos nombre ni intercambiar teléfonos, la chica nos dijo "La otra semana también vendremos, a la misma hora, tal vez sería bueno ver una película los 4". Fue algo que no esperaba y realmente me tentó, mientras dijo eso, la chica se acercó a mi y me abrazó y me dijo al oído "Estuvo muy rico, quizá podamos ser los 4 la próxima vez" y me lamió la oreja. Apenas se separó de mi, me di cuenta que el chico hacía lo mismo con Ana, le hablaba al oído y ella estaba totalmente quieta, se alejó y nos despedimos. Ana y yo no dábamos crédito a lo que había pasado y nos reíamos mucho, cuando caminamos hacia el carro nos miramos fijamente y me preguntó "¿Quieres venir?", "No lo sé", le dije. Pasó una semana y contra todo lo que había pensado volvimos a ir al cine. No teníamos el número de la pareja, ni siquiera sabíamos sus nombres así que solo estuvimos esperando en el lobby. Pasó el tiempo y nunca llegaron. Regresamos la próxima semana y tampoco los vimos no sabemos qué pasó con ellos, creo que son pareja swinger, no volvimos a verlos y fue así como luego de acercarnos un poco al mundo swinger, no volvimos a tener una experiencia similar. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.