Un plan marciano

Por
Enviado el , clasificado en Humor
412 visitas

Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

Soy una taza, una tetera

una cuchara y un cucharón…

 

Notrom´Obb entra con aplomo en el laboratorio del científico Chua´Jos, al que pilla en pleno desarrollo de la conspiración que juntos han urdido bajo las mismas narices del Ministro de Invasión marciano.

 

Un plato hondo, un plato llano

un cuchillito y un tenedor…

 

–¿Avanzamos, doctor?

–Mucho, señor –contesta el científico tras bajar el volumen de un aparato reproductor de indiscutible procedencia terrestre–. Haremos caer a su Excelencia el señor ministro de Invasión, estoy convencido de ello.

–¡Senoj´Cox! –explota su interlocutor con desprecio–. Se llama Senoj´Cox. Olvide el protocolo cuando hable ante mí de ese usurpador. Sabe tan bien como yo que el Ministerio debía ser mío; estoy más capacitado que él para el puesto, pero Padre jamás consintió que su bastardo desplazara al legítimo heredero de los ´Cox.

»Con su ayuda, mi buen doctor, lo conseguiré.

–Me dejo la piel en ello, Excelencia.

–Aún no soy «excelente», amigo mío. Aún no… El día de la invasión a la Tierra se acerca y debemos tener un plan B sin fisuras que ofrecer al Gerifalte Máximo cuando falle el de mi hermanastro… Porque fallará. ¿Verdad, doctor?

–Estrepitosamente, señor. Nos hemos ocupado de ello.

–Resúmamelo, por favor.

Y a ello se lanza el científico, con la pedagogía propia de un profesor de la Universidad Piramidal. «El plan 9 de su Excelencia… de Senoj´Cox trata, como recordará, de la resurrección de los muertos. Consiste en disparar electrodos de largo alcance a la hipófisis de los muertos recientes, creando lo que los humanos llaman zombis.»

–Estos seres sin raciocinio, guiados por sus instintos primarios, deben aniquilar a la raza humana, facilitando nuestro asentamiento en el planeta.

–¿Y funciona? –pregunta no sin interés Notrom´Obb.

–Lamento decirle que sí. Han hecho ensayos en un lugar llamado Haití, con resultados satisfactorios. Ahora ultiman los detalles de una prueba de mayor envergadura para ejecutarla ante nuestro Gerifalte Máximo.

–¿Y qué vamos a hacer para sabotearla?

–«¿Qué hemos hecho?», sería la pregunta apropiada. Desde que supimos las bases del Plan 9, hemos saturado la cultura terrícola con toda clase de series, películas, libros y videojuegos de temática zombi, enseñándoles cómo combatirlos. Se producirán muchas bajas humanas durante la prueba, eso es inevitable, pero los terrícolas estarán física y, sobre todo, psicológicamente preparados para enfrentarse a sus muertos, venciéndolos sin mucho esfuerzo, y el Gerifalte Máximo no autorizará la ejecución global del Plan 9. Entonces querrá una segunda opinión y ahí estará usted para ofrecérselo.

La cara de satisfacción de Notrom´Obb ilumina la sala, paladeando por anticipado la caída en desgracia de su despreciable hermanastro.

–¿En qué estado se encuentra su trabajo?

–Muy avanzado. Lo más difícil ha sido encontrar un interés común para todo el planeta. Debía ser un ritmo pegadizo, acompañado de una coreografía fácil de ejecutar, algo que creímos haber conseguido con el Macarena. ¿Se acuerda? «Dale a tu cuerpo alegría Macarena, que tu cuerpo es pa'darle alegría cosa buena…» Nos equivocamos, pues hubo terrícolas inmunes a su encanto. El mismo resultado negativo obtuvimos con los siguientes temas que pusimos a prueba, como el Gangnam Style que sembramos en Corea o el más reciente Despacito, así que me pregunté: ¿Qué es aquello que no podemos ignorar por mucho que nos esforcemos? Y la respuesta me la dio una comida familiar. ¡Los niños! Ya sean padres, abuelos o tíos, los humanos, como nosotros mismos, están rodeados de niños, y a estos es fácil meterles una canción en la cabeza, siendo tan pesados que «contagiarán» con ella a todo su entorno.

»Hemos completado satisfactoriamente varios temas: Soy una taza, Chu chu ua,… Y ahora estamos desarrollando uno que se llamará Baby Shark. Mai´Mir, la importante coreógrafa, se encarga personalmente del baile que lo acompañará. Cuando el Gerifalte Máximo apruebe nuestro proyecto, que lo hará, saturaremos todo el planeta con estas canciones, las veinticuatro horas del día, alienando la voluntad del terrícola, que no podrá hacer otra cosa que cantarlas y bailarlas allí donde se encuentren. Quedarán totalmente a nuestra merced; sólo tendremos que decidir qué hacer con ocho mil millones de humanos en desenfrenado baile.

–Pero… ¿Cómo llegarán a todos los terrícolas?

–Ah. Esa es mi más genial idea –Chua´Jos sonríe con una mano sobre el pecho, exultante ante una imaginaria platea que se rinde extasiada a su prodigioso cerebro–. ¿Le suena los términos «YouTube», «Tecnoglobalización» o «5G»?

–Pues no.

–¿Quizás «Redes Sociales»?

–Tampoco.

–Bueno, le basta con saber que en unos escasos cincuenta años, algo más de la media de vida de un humano pero una minucia para la naturaleza marciana, he conseguido la conexión total, e instantánea, del planeta. Por supuesto, hay zonas tecnológicamente atrasadas, pero son las menos. Y lo mejor de todo es que los investigadores terrícolas creen que fueron ellos los responsables de tal avance. Je, je, je,… Pobres idiotas; no saben lo que se les viene encima.

El científico activa una pista en el reproductor y toda la sala se llena con un rítmico «Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark!», al que el marciano acompaña uniendo sus verdes manos a la manera de mandíbulas de tiburón.

–Es un buen plan –comenta satisfecho Notrom´Obb siguiendo el ritmo con la cabeza–, sin lugar a dudas.

–Todo un plan marciano.

 

B.A.: 2019


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.