Libertad perdida

Por
Enviado el , clasificado en Drama
475 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

He llegado a lo que será mi casa en los próximos años, la verdad no sé cuánto será me condena, mi abogado dice que podrían ser tres años con los beneficios carcelarios, yo no creo que sea así.  No sé cómo se me ocurrió meterme en este lío si no tenía una excusa lo suficientemente valedera para hacerlo, tal vez ambición, quizás el cumplir el sueño de mis hijos de conocer Disney, un auto nuevo o la inicial de un departamento; por la razón que fuese no es excusa para contribuir con una plaga tan maligna y dañina como la comercialización de drogas.

Aquella madrugada estaba tan nerviosa que creo que eso fue lo que me delató ante la policial del aeropuerto. Se me acercó un señor alto y delgado a hacerme unas preguntas quién después me llevó a una sala y al entrar en esta sentí que el suelo se abría al ver mi maleta en una esquina.  Me sentía mareada y con muchas ganas de vomitar y además mis manos estaban frías. Procedieron a abrir mi equipaje y encontraron ocho kilos de cocaína en el doble fondo de mi maleta.

Fueron horas de responder preguntas pero el temor de que las personas que me dieron la maleta le pudieran hacer daño a mi familia no me dejó delatarlos.

Del calabozo del aeropuerto pasé al calabozo de la comisaría a esperar mi traslado a la cárcel done estoy ahora.

Hoy es mi primera noche aquí, no me han asignado un lugar donde estar, estoy en un pasadizo donde un olor nauseabundo ya se me hizo familiar. Las afortunadas tienen cajas de cartón las cuales hacen de colchón y una frazada rasgada y con huecos con qué cubrirse, escucho a lo lejos llantos de niños, gente que tose y sollozos.

No me he permitido llorar, no me siento con ese derecho, soy culpable, soy una lacra que ha osado traficar con basura, me merezco por lo que estoy pasando y este frío que siento y que me cala hasta los huesos me lo merezco. Mi familia no sabe dónde estoy y tampoco quiero que se enteren, no quiero que se avergüencen de mi, solo espero que cuiden de mis hijos.

Pienso si este arrepentimiento es real ¿Si no me hubiesen atrapado lo hubiese vuelto a hacer? Seguro estaría feliz con el dinero que me darían, haciendo planes o tal vez saliendo con mis amigas.  No creo haber sido buena madre ya que prefería las fiestas los fines de semana a estar en casa. No creo ser buena hija o hermana. Ahora no hago más que pensar en mi familia y recordar lo que antes tenía...  LIBERTAD.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.