Escena con el modelo

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3773 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Porn4women.tv - los videos porno que más gustan a las mujeres

José, electricista de cuarenta años, fue llamado a resolver una falla de energía en un teatro. Después de manipular los circuitos, pasó al escenario a verificar que todas las luces estuvieran en orden y sorprendió a dos muchachos, muy bonitos, acariciándose; ellos se separaron bruscamente y sus cachetes se pusieron rojitos, pero José estaba en su trabajo técnico y no prestó (creyó no prestar) atención. Los modelos, que también estaban en su ensayo, lo continuaron mientras José en el otro espacio seguía trabajando y no se le quitaba de la cabeza la hermosa figura del muchacho de pelo largo y castaño; desconcentrado, sintió deseos de orinar y se fue al baño; terminando, al ir a secar la puntita con un trozo de papel, no fue capaz de retirar la mano de ese miembro que se estaba poniendo grandote, se lo agarró bien y se hizo una paja violenta desvistiendo al chico en su mente. Al salir, vio que los hombrecitos ya salían y el que le había gustado giró la cabeza para darle “últimas”.

Al día siguiente fue llamado de nuevo, pues había fallado un circuito que él había dejado “envenenado” a propósito, y tuvo pleno éxito en su deseo de ver nuevamente al chico; allí estaba, esta vez rodeado de chicas tan bellas como él, pero en un descuido le guiñó un ojo a José. Este se las ingenió para estar moviendo cables, ensayando conexiones, probando luces, hasta que se despidieron las chicas y el muchacho se quedó sentado en el piso mirando al techo. Entendió José que lo esperaba, se le acercó y le preguntó:

- ¿Cómo te llamas?

-Alonso.

-Yo soy José; ayer me llamaste la atención.

-Ayer me gustaste.

-Pero yo te doblo en edad.

-¿Y eso qué importa? ¿Acaso te tengo que solicitar documento de identidad para hacernos amiguitos?

Esa palabra, “amiguitos”, puso a José a mil. De una vez le tendió una mano para levantarlo del piso y Alonso, al llegar a su altura, se le pegó al cuerpo. José se turbó y miró a todos lados; Alonso le aseguró que allí no quedaba nadie y que, si pasaba el vigilante, se haría el tonto, pues eran compinches. José comprendió el significado, pero de todos modos trajo al muchacho hacia un rincón en penumbra y allí le acercó los labios a la boca. Alonso, mientras lo besaba con pasión, le desabotonaba la camisa y le bajaba el pantalón, de donde salió una polla inmensa babeando; quiso agacharse a meterla en su boca, pero José le pidió dejarse desvestir antes; le subió la blusa de encaje para sacarla por la cabeza, le bajó el ancho pantalón de satén rosado y apareció un bello calzón interior semi-tanga de seda negra con exquisitos bordados blancos. Él no se lo dejó quitar y se arrodilló a tragarse la verga de José.

Después de una embriagante mamada, Alonso se llevó las manos de José a su pantalón interior y se las dirigió para hacerlo deslizar hacia abajo. Para gran sorpresa del electricista, que creía al muchacho un mariquita muy femenino, tenía un miembro inmenso en erección palpitante, como diciendo “mámame”; quiso obedecer esto, pero el chico nuevamente impuso sus condiciones: “yo me agacho y tú me penetras mientras me masturbo; así es como me gusta”.

La penetración fue como un acceso al séptimo cielo; el chico gemía complacido, pedía más y se agitaba su cosa con energía. Eyacularon ambos al mismo tiempo y ya se vestían cuando pasó por allí “casualmente” el vigilante, que esbozó una sonrisa maliciosa y José le notó mojada la entrepierna. Despidiéndose, le dijo al chaval que le diera su teléfono para llamarlo, pues lo había dejado enamorado. Este se lo dio y además le pidió salir juntos, porque ahora el celador le pediría “algo” que él no estaba en capacidad de hacer porque “tu rica cogida me dejó agotado”.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Temporada de musicales en Madrid

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed