Hombre Maduro

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
15494 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Él es un hombre maduro, salido de un mal matrimonio, me lleva uno años de edad...

Lo que contare nunca pensé que me pasaría, o sea nunca estuvo en mis planes estar con un hombre maduro...

Lo conocí hace meses, trabaja en el mismo local que yo... Comenzamos hablar un día que yo fui en mi día libre a la tienda y él me reto, dijo que debía entrar por la entrada de personal, lo cual no era verdad porque no estaba trabajando, yo solo le dije que no y me fui, días después me lo tope nuevamente, solos, me pidió disculpas, después de eso cada vez que nos veíamos me saludaba, en ocasiones iba a mi puesto de trabajo solo para saludarme y molestarme un rato...

Los meses han pasado, me molestaba que yo era su hermana chica, nunca sospeche lo que tras de eso se escondía... Hasta hace unas noches atrás, me toco trabajar de noche, algo raro en mi trabajo, la cosa es que él estaba allí, encerrado conmigo y otras 9 personas más sin contarlo... Él molestaba que me veía por cámaras mientras hablábamos por WhatsApp, baje al baño y al salir nos juntamos afuera en la máquina de café, todos los demás estaban en el último piso de la tienda, me ofreció un café, acepte, nos sentamos en la escalera de emergencias a tomarlo, conversamos un rato mientras nos terminamos el café y cada uno por su lado, al rato seguimos hablando por chat y quedamos de juntarnos en la escalera en un piso, nos juntamos y nos pusimos a conversar, a lo que yo por algo en la conversación le saque la lengua, él me dijo no hagas esas cosas porque si no te comeré la lengua, me pareció algo raro pero gracioso, así que le mostré la lengua otra vez, pero lo que vino después yo solo pensé que lo decía en broma...

Al mostrar mi lengua por segunda vez, solo sé que sentí mi cuerpo en la pared, y sus labios sobre los míos mientras pegaba su cuerpo en el mío, lo empujé, y en voz baja solo dije "eres mayor", recuero como sus manos afirmaban las mías en la pared mientras nuestros labios se fundían cada vez más apasionadamente, sentir sus manos recorrer mi cuerpo, me hizo subir un escalón, pero su cuerpo me seguía, cada escalón que subía, comencé a dejarme llevar, mis manos recorriendo su espalda lentamente hacia lo que cada vez sentía más firme en su entre pierna, por sobre su pantalón comencé a mover mi mano, hasta que entre en cuenta sobre lo que estaba pasando, y lo empuje y corrí escalera arriba... Me hablo preguntando si estaba bien, que lo había preocupado que saliera corriendo... Horas más tarde nos volvimos a besar, pero quedamos que solo fue una loca noche de trabajo nada más, que no volveremos hablar de eso, después de todo es casado...

Yo pensé que solo quedaría allí...

(Disculpen lo largo... Pero se que les gustara jajajaj)

Días después me pidieron trabajar de noche otra vez... Otras ves el de noche también...
Comenzó a ayudarme con mi trabajo buscar una lista de pedidos en el piso trabajo, en un momento me di cuenta que debería entrar a la bodega (sin cámaras) ... Entre, él entro también...
Comenzamos a buscar, la bodega era una trampa mortal, todo desordenando, me caí, y él me ayudo a levantarme... Me tomo de las manos para levantarme, y caí sobre él, nos comenzamos a besar, me asuste, pero me deje llevar, en un moviento ambos caímos sobre la ropa, y hay todo cambio...

Con su cuerpo sobre mí, sintiendo sus besos, y como su entre pierna comenzaba a pronunciarse... Sus manos recorriendo mis pechos, mis manos su espalda, sentía como presionaba su miembro sobre mi cuerpo... Poco a poco aumentaba nuestras excitación.... Hasta que su teléfono sonó... Se podría decir que eso nos salvó de hacer una locura, pero solo fue por el momento...

Él se fue, yo subí las cosas, ambos con la excitación flor de piel debimos parar...
Al cabo de unas horas baje, con otra lista de cosas, y él ofreció ayuda que yo no negué, después de todo igual había algo pendiente...

Buscamos las cosas en la bodega, y partimos por donde quedamos...
Sus manos frías sobre mi espalda y pechos me excitaba más, nuestros cuerpos pedían contacto, mis manos recorriendo su espalda, sus manos bore mi cuerpo, mis manos bajaron temblorosas hasta su cinturón, sus labios bajaban por mi cuello y mis dedos por su bragueta, solo sé que su excitado miembro me gustaba al tacto y comencé a jugar, ya con poco ropa, solo sé que se escuchó mi gemido ahogado cuando lo sentí dentro de mí, aunque yo no podía dejar de pensar que estaba mal porque está casado, solo me deje mientras nos besábamos... mis manos se clavaron en su pecho dejando una marca, todo iba bien, pero... 

(La explicación no la daré...) 

Se alejo de mí, subió su ropa y salió de la bodega, yo me quede dentro tratando de entender todo lo que había pasado...

Los días posteriores solo han sido charlas raras tocando el tema de distintitas maneras, y que quiere demostrar que lo que paso puede ser mejor, que esa corta experiencia en la bodega...

No niego que me tienta la idea, pero en mi cabeza solo pasan frases como "está muy maduro", "tengo la misma edad que su hermano", solo sé que mi cabeza quedo confundida, nunca pensé tener sentimientos encontrados hacia un hombre maduro, nunca quise meterme con alguien tan mayor...

(Me siento débil, porque me gusta...)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.