Aperlado Servil... (Neosurrealista)

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
195 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

APERLADO SERVIL
(Neosurrealista)

Inspira al sueño de tu musa,
el viento fracturado,
la luna en el bolsillo,
tan despacio tan fugaz,
en los límites agrestes,
estáticos y estéticos,
sintéticos y antitéticos.
¡Desengañando anfractuosidades!.

Porque en este proceso se imita la actividad de producción
del sol, liberando grandes recuerdos al lustro desangrándose,
con una tecnología cada vez más evolucionada al incrementar
la energía del descontento, del desconocimiento, del desierto,
al sostener la calidad de vida del parásito, indispensable al mejor
fracaso, que sostiene la reducción forzada del que se vuelve enemigo
de sí mismo, con toda la riqueza de los marginados, inmutables en
su desamparo, dinámicos en la fertilidad, que gravemente promueven
el saqueo, una vez alcanzados los niveles de armonía letal en su pureza.
¡Oh!. Destino impostor de los corruptos valores. Mira como estamos.

Al desenconarse las alas,
del viento al desmenuzar,
el polvo andrajoso,
al desposeer la memoria,
enlodando azoramiento y pérgola,
con el atuendo que atosiga,
las pupilas atribuladas,
en la consciencia anquilosada.

Porque los individuos que corresponden a esta orientación se rodean a
si mismos con un muro protector de truhanes truculentos, de abscesos
independientes del mínimo espíritu, de maulas crudos, a menos que
se casen con nubes destructivas que los ridiculicen en la sombra, y la
desconfianza que se vigoriza a cada paso. Aunque el cambio ha mostrado
un reverso tragicómico frente a la patogenia social más diferenciada.
Además de la libido y el sueño mismo, que muestra su intencionalidad
más desmesurada al disgregarse del cuerpo, pero dentro de la situación
compartida, en donde los deseos concluyen sin escapar al tiempo dóciles.
¡Oh catarsis, de los cadáveres y las cenizas!. ¿Quién reconstruirá lo perdido?.

Deja morir ya al futuro perdido,
en las infinitas mentiras,
del enrojecido blanqueado,
por la demencia hecha negocio,
de la esperanza que danza,
en la respuesta perpleja,
que asfixia torbellinos,
y siembra palabras al aridecer.

En la perla falsamente abrillantada, con las mejores marcas de armazones,
sin su historia de silencio, ni la actriz desempleada por las micas y cristales,
en la atroz diferencia de las pulgas del teatro, transformando el espacio en
el ajeno refugio de las ausencias multiplicadas, porque al contar los meses,
la mesa crece lento, incluyendo al frágil trueque al cambiar la tonalidad.
De este modo, el hielo sueña ardiente con la nieve voluptuosa del humo en
primavera, con un despliegue de energía en cada recuerdo, y la desgracia hecha
costumbre al llegar a la meta, que mejor que ofrecer a nuestros seres queridos
la paz hecha justicia, en vitrinas y pantallas, en fiestas y conjuros, que regresan
para quitársela con la valentía aterrorizada de una inocente bala, servil aperlada.

 

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez




¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.