Las Mascotas

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
153 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Las mascotas llegan a ser parte de la familia, en muchas ocasiones porque los llegamos a querer tanto, que cuando se nos mueren hay duelo familiar en casa. No me lo va a creer, o seguramente sí, que hay familias en las que todos sus integrantes pueden andar de la greña, pero a la mascota todos le dirigen palabras amables, cariñosas, hasta caricias que, tampoco me lo va a creer, no se tienen entre hermanos o padres e hijos, pero que se prodigan alegremente y sin medida a sus mascotas.

Algunas personas prefieren de mascota los perros, otros los gatos, otros los pájaros, los pescados, las tortugas, los conejos, los caballos, cerditos y hasta los ratones, que acá entre nos, no son muy de mi agrado.

Al investigar cuantos perros y gatos hay en toda la República Mexicana me sorprendió el número, hay 23 millones según el INEGI, que menciona que 57 de cada 100 hogares en México tienen un agregado cultural de otra especie, su querida mascota, claro, los canes son los favoritos de la población mexicana. Cuando voy al supermercado hay todo un pasillo con diferentes alimentos para las mascotas, ya que hay que tenerles su comida especial, algunas que pueden ser solo para tenerles la panza llena, y otras que han de ser auténticos manjares, y si nos ponemos a ver, al dividir la cantidad que trae la bolsa de croquetas entre el precio, te puedes dar cuenta que el kilo de alimento no es precisamente barato, pero nuestro se siente que es un lujo y tu crees que lo vale.

Muchas personas tienen el perro como alarma de la casa, con él se siente, más tranquilos a hora de dormir, se sienten protegidos, se tiene la protección del perro, ya que dicen que un perro puede ahuyentar hasta 5 posibles agresores, esto dice su agente de relaciones públcas. En una exhibición de perros entrenados para auxiliar a policías a la que fui, mostraban como los perros podían brincar hasta 3 metros para subirse a una azotea para perseguir a los ladrones, y con ello disminuyen mucho el riesgo de los policías. Otra de las cosas que mostraban en la exhibición era que una persona se ponía un traje para poder recibir mordidas sin dolor, era un traje acolchonado especial para entrenarlos. Podíamos ver que las mordidas estaban dirigidas normalmente a la entrepierna, como instinto natural para derribar a la presa. Las indicaciones a los perros para que atacaran eran palabras de una sílaba, para facilidad de comprensión del perro y con un tono medio alemán, se me a figuraba, por lo brusco.

Los gatos son bonitos, pero no te hacen caso como los perros, los gatos son muy flojos y rara vez harán una gracia, amaestrar un gato creo yo que es algo imposible, ellos solo hacen las cosas que les dan curiosidad, cuando tienen ganas. Los gatos me sorprenden como pueden trepar y caminar por lugares muy altos con la mayor tranquilidad del mundo, hasta lo hacen ver como elegante. Otra de las cosas que también tiene el gato como negativas, es al momento de aparearse, parece como que llora un bebe y la gata no sé porque lo hace, pero le muerde la cabeza al macho y muchas veces llegaba mi gato todo aporreado, en eso se parece a algunas humanas y humanos que conozco.

Los perros tienen una mirada muy expresiva, como que quisieran hablar con la mirada, son sin lugar a dudas el mejor amigo del hombre como dice la frase, mejor que el Volkswagen. Son los únicos que cuando llegas a casa te reciben muy contentos y con gran algarabía, eso demuestra el cariño que le tienen a su amo. Cuando estaba cerca de mi cama, solo con decir la palabra vamos, inmediatamente se ponía muy contento, porque sabía que íbamos a ir a la calle. Igual cuando lo regañaba porque había maltratado algo, solo con decirle “¿qué hiciste?”, se ponía triste, bajaba la cabeza y la cola la metía entre las piernas, sabía que había hecho algo malo, más de una vez me hizo pensar que son más entendidos que algunos hijos de familia . Otra cosa que me llamaba la atención, que casi como que el perro supiera la hora, 10 minutos antes se ponía a esperarme y no solo una vez, muchas me lo dijo mi hijo, ¿tendrán otros sentidos?

En una ocasión mi hermano y yo tuvimos conejos que nos regaló un tío lejano, con su jaula metálica y todo, íbamos hasta la veterinaria a comprarles el alimento, porque no lo vendían en cualquier tienda, eran conejos de una raza gigante porque crecieron muchísimo, estaban muy bonitos, tenían muy suavecito su pelo, y tuvieron conejos como a los 3 meses, eran como ocho conejitos, entonces ya era un problema con mi mamá porque hacían mucho mugrero y el olor de los orines era muy fuerte, a pesar que le limpiábamos mucho siempre olía muy mal, entonces un día que llegamos de la escuela ya no había conejos, mi mamá se los regaló a un señor que pasaba en una carreta recolectando cosas viejas. Fue muy triste, pero no tanto porque si la limpiada era muy desagradable y ni cómo sacarle la vuelta.

Mi hermano Julio en una kermes de la escuela compro unos pollitos, los llevo a la casa y los puso en una caja de cartón como jaula y le fuimos a comprar también a la veterinaria comida para pollos, con una tapa de un frasco de vidrio era el bebedero y con un recipiente de mantequilla era el comedero. No sabíamos que los pollos crecieran tan rápido en un mes los pollitos ya era unos pollotes, casi gallos, tenían toda la lavandería llena de cacas, entonces mi mamá regañaba a mi hermano para que limpiara el desastre y era muchos pleitos. Un día los pollos desaparecieron y creo que fue por el mismo estilo que se los regaló a alguien que pasó o al jardinero, ya no sé, adiós pollos.

Muchas personas que se sienten solas optan por tener una mascota para tener con quien convivir, pero lo único que no estoy de acuerdo es que traten a las mascotas mejor que una persona, a que me refiero, que le compran comida excesivamente cara al perro, que le hacen fiestas de cumpleaños como si fuera una persona y que le compran ropa de marca, en eso no estoy de acuerdo, mejor que ayuden a una persona necesitada con ese dinero y que a la mascota la sigan tratando como animalito, muy querido pero hasta allí, se llama consciencia, no de clase o de género, sino de especie. Quizás voy a pisar callos con estos comentarios pero ni modo, también se que cada quien hace con su dinero lo que quiera, pero tirarlo así es una ofensa para los seres humanos necesitados.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.