PLATEANDO SE FUE

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
89 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

PLATEANDO SE FUE

En esa palma y el dátil con su mano,
mana, hermana como la hoja fecundada,
por el ojo donde nadie ensordece,
sórdido y hábil el rubí opaca,
al ópalo en dónde péndulo,
el trébol brujuleado solo espera,
y es higo por la nuez al trasluz,
y espera espera dice al membrillo,
sin brillo, con el grillo y el grillete,
simple estilete, destila cada tilo,
tan crótalo, como ápice núbil vuela.

Llama a la cebra en selva salva y salta,
el canguro en un acortado ratón
fabrica su telaraña con maña y moño,
ya cocina comer el ayuno en la cena,
en la sala, el azúcar azuzando,
cada manzana, en el vinagre al cuello,
a la cebolla tan tomate enjugado,
el yugo con yoga al buey ilumina,
dejando al sol ciego por el lunes
donde un viernes va y viene.

Por el sueño que soñaba anoche,
a ese ensueño que no duerme,
soñaba con mis clamores
por los brazos que tenía ya.
¿Con qué cadena sin candado?.
¿Cómo me has entretenido?.
Las ventanas cerradas lloran.
Las puertas son mariposas.
No quiero que te pierdas hoy,
aquí aquí un día puede vivir,
todo lo que no pudo ser ya.

Palabras, las primeras, sin riendas,
las segundas en las cartas cabalgan,
ya no me vayas al circo,
te verían seda las gradas,
no subas no subas al vino,
se fue y no regresó queriendo,
cuando corría por el oro,
no teniendo ni voz plata…

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed