EL ESPEJO DEL BAÑO.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7412 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Lesbianvideos.co - Sólo relaciones íntimas entre mujeres

Estaba cansada, al salir de trabajar no tenía ganas de nada más que llegar a casa y ducharme, cenar y salir un rato con mis amigas un sábado noche.

Nada más llegar ya tenía 3 llamadas perdidas de mis amigas, estaban cenando en el restaurante y solo tenía que reunirme ahí con ellas en el club cuando estuviera lista. Dejé el móvil cargando, encendí el altavoz y el agua de la ducha y me desvestí rápidamente para meterme de lleno en la bañera. Pensaba en salir esta noche, en conocer a alguien y traérmelo a casa, pensé en esa posibilidad, y me excité. 

Volvió a sonar el móvil y me apresuré para tardar lo menos posible.

Me reuní con ellas en la discoteca, entramos y estaba llenísimo. Nos dirigimos a la barra a pedir un par de chupitos y unas copas. Un par de horas después ya iba a tono y me percaté que había unos ojos que me perseguían, el camarero.

Tras horas de miradas entrecruzadas, con el calentón de la ducha y las copas que llevaba de más no me lo pensé, le hice una seña y me dirigí al baño, pensaba que no vendría puesto que tardo varios minutos.

Entró bruscamente y cerró la puerta con pestillo, empezamos a besarnos apasionadamente mientras su mano ya estaba en mi sexo, me agaché firmemente para devorar su duro pene.

Tras varios minutos , el no paraba de gemir y su respiración se volvía más brusca por momentos hasta que no aguantó más y me levantó , me dio la vuelta, levantó mi vestido, rompió mi ropa interior y me penetró, fuertes estocadas contra el espejo del baño mientras solo veía mi reflejo sonrojada, excitada y a punto de llegar, cuando paró por no irse el , sacó mu miembro de mi interior y buscaba mi orificio trasero , lo redondeaba , lo excitaba y me lo dilataba , algo que nunca había hecho y él se dio cuenta. Me penetró y, me gustó.

Acabamos los dos a pocos segundos de diferencia, acabó en mi culo, dentro.

-No ha estado nada mal. (me susurra respirando casi ahogado)

-Si tienes razón, nada mal, pero me he quedado sin tanga. (dije riendo tímidamente)

- Por cierto, ¿cómo te llamas? (me dijo mientras cogía el tanga de mi mano)

- Lara , me llamo Lara.

- Lara..(me dijo mientras olía mi tanga en su puño)

Le giñé un ojo y desaparecí entre la multitud para reunirme con mis amigas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.